Junto con los estatales los desalojaron con lujo de violencia de la caseta de cobro de Acaponeta para exigir el pago de sus tierras

Por: Verónica Ramírez
Tepic- Villa Unión, Nayarit; 11 de Junio del 2018.- Fuerzas policiacas federales y estatales desalojan con lujo de violencia a los ejidatarios afectados por la construcción de la autopista Tepic-Villa Unión que desde hace 75 días tomaron la caseta de cobro de Acaponeta para exigir el pago de sus tierras expropiadas por la SCT en el 2006.
El comisionado de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala Movimiento Nacional (CNPA-MN), Alejandro Barrientos Adolfo, denunció que a las ocho de la noche de este domingo, las fuerzas policiacas arremetieron a golpescontra los pobres campesinos que sólo pedían el pago de sus tierras.
“Esta organización condena enérgicamente, la privación del derecho de libre manifestación que realizábamos en la caseta de Acaponeta”, resulta inconcebible que las fuerzas de seguridad pública a través del gobierno estén al mande usted de los intereses de un particular, específicamente del concesionario Carlos Slim.
La lucha de los ejidatarios abanderada por la CNPA ha sido justa en el marco del respeto a terceros para reclamar el pago de sus tierras que les fueron arrebatadas por la construcción de la mencionada vía de comunicación.
Sin embargo, el gobierno agarró de pretexto que un grupo de ex integrantes de la CENPA infiltrados en el grupo que mantenía tomada la caseta de Ruiz encabezados por Roberto Zepeda Zepeda quienes cobraban 50 pesos por pasar por la caseta.
Incluso esos ex CENPA protagonizaron un bochornoso zafarrancho que derivó en agresiones, insultos y abuso hacia los automovilistas como ha circulado en redes sociales pero ese abuso fue en la caseta de Ruiz.
El panorama fue diferente en Acaponeta, ahí se pedía cooperación voluntaria de 3 pesos y si alguien quería dar más, lo hacía. Esto no le importó a las fuerzas federales que llegaron a desalojar con prepotencia.
“Yo personalmente les pedí que hiciera una inspección del estado que guardaba la caseta, que no contábamos con troncos ni con todos los artefactos que se utilizaban en Ruiz puesto que la dinámica de lucha es diferente pero no les importó”, explicó Barrientos Adolfo.
Y es que ese grupito de expulsados se contraponían a los intereses de la coordinadora y a la dinámica de lucha, por ello, fueron expulsados debido a que cedieron a su ambición con fines de lucro y a su desmedido afán de lucrar con la desgracia de los ejidatarios.
Barrientos Adolfo, subrayó que la caseta de Acaponeta la retenían los legítimos dueños de las tierras, e incluso, la SEDATU y la SCT emitieron unos documentos donde ellos hacen saber que el proceso de expropiación, no ha sido completado, mucho menos el pago ni la reparación de las afectaciones en las viviendas por la construcción de la autopista Tepic-Villa Unión.
“Es preocupante el uso de la fuerza Pública para poder desarticular los movimientos” porque el grupo que tomó la caseta de Acaponeta nunca bloquea el paso a nadie.
Ante la violencia ejercida en contra de los más de 300 ejidatarios, se tomó la decisión de retirarse de manera pacífica y esperar la próxima reunión con la Secretaría de Gobernación para obtener una respuesta a su exigencia de pago.