Con el carácter para competir de tú ante uno de los equipos más sólidos de la actualidad, Chivas revirtió una desventaja en la parte inicial del encuentro para empatar a 2 goles contra los Tigres y después superarlo en serie de penales por 4-3 para obtener el trofeo en disputa, en partido amistoso celebrado en el Dell Diamond Park.

Los primeros intentos hacia el frente fueron del Guadalajara, Alan Pulido probó al 7’ con un derechazo en el cual la pelota salió a la ubicación de Nahuel Guzmán y al 9’ Jesús Godínez remató en el área, pero no hizo un buen contacto con el esférico, que salió por un costado. Tras este par de avisos del Rebaño, el equipo felino respondió y Guido Pizarro condujo el balón por el centro del campo, entró al área y sacó un remate que tapó Miguel Jiménez, pero en el rebote, la pelota le cayó a Ismael Sosa, quien la empujó a las redes al 14’.

Pese a tener el marcador en su contra, las Chivas continuaron con su estilo de juego, con buen trato del balón y en una rápida combinación Jesús Sánchez mandó en el área felina un pase en diagonal que fue interrumpido con la mano de Guido Pizarro por lo que el silbante señaló la pena máxima. Alan Pulido fue el encargado de cobrar y con un par de amagues en la carrera engañó al arquero Nahuel Guzmán para marcar el empate a los 35’.

Para la parte complementaria, ambos equipos hicieron ajustes en la alineación, pero con la misma propuesta de atacar a su rival. Tigres intentó con disparos de media distancia de Eduardo Vargas y Julián Quiñones que fueron controlados por Miguel Jiménez, mientras que el Rebaño espero el momento para hacer el desdoble y al 60’ consiguió el segundo gol, cuando Edson Torres por sector derecho envió la pelota al área, donde Eduardo Tercero le metió la cabeza para desviar la trayectoria e incrustarla en su propio marco.

Pese a tener el marcador en su contra, las Chivas continuaron con su estilo de juego, con buen trato del balón y en una rápida combinación Jesús Sánchez mandó en el área felina un pase en diagonal que fue interrumpido con la mano de Guido Pizarro por lo que el silbante señaló la pena máxima. Alan Pulido fue el encargado de cobrar y con un par de amagues en la carrera engañó al arquero Nahuel Guzmán para marcar el empate a los 35’.

Para la parte complementaria, ambos equipos hicieron ajustes en la alineación, pero con la misma propuesta de atacar a su rival. Tigres intentó con disparos de media distancia de Eduardo Vargas y Julián Quiñones que fueron controlados por Miguel Jiménez, mientras que el Rebaño espero el momento para hacer el desdoble y al 60’ consiguió el segundo gol, cuando Edson Torres por sector derecho envió la pelota al área, donde Eduardo Tercero le metió la cabeza para desviar la trayectoria e incrustarla en su propio marco.