Por Diego Calmard

PARÍS (apro).- El gobierno francés busca una salida y contestó hoy con varias propuestas después de los enfrentamientos del sábado 1 de diciembre en las calles parisinas entre los grupos de choques y la policía, al margen del movimiento de los “Chalecos amarillos”.
Diálogo y negociación. Después de las revueltas y duras riñas del sábado en la avenida de los Campos Elíseos, y al ver el descontento de la gente que apoya en un 72 % el movimiento de los “Chalecos amarillos” (según una encuesta de Harris Interactive), el Primer Ministro Edouard Philippe emprendió una grande consulta política en la que tomará “varias medidas”.
El lunes, el Primer Ministro se reunió con varios jefes políticos opositores a Emmanuel Macron. Unas platicas que le dieron la posibilidad de “anunciar varias medidas que permitirán un diálogo sereno” después de los disturbios del sábado que terminaron con un muerto, 133 heridos y 412 personas arrestadas.
Esos jefes de partido exigen un cambio pues Marine Le Pen del partido Reencuentro nacional (extrema-derecha) y Jean-Luc Mélenchon, presidente de Francia Insumisa (extrema-izquierda) reclaman la disolución de la Asamblea nacional conformada por los diputados, además de elecciones anticipadas.
Le dije que la estrategia de enfrentamiento, deseado por Emmanuel Macron podía terminar con consecuencias dramáticas” declaró la presidenta del Reencuentro nacional, Marine Le Pen, después de la reunión en el hotel Matignon, sede del Primer Ministro Edouard Philippe.
Por su parte, el jefe de los Republicanos Laurent Wauquiez (Republicanos, derecha) desea una consulta en forma de referéndum sobre el alza de la fiscalidad ecológica. Este lunes, el Primer Ministro también recibió a Anne Hidalgo (alcaldesa de París), Olivier Faure (jefe del Partido socialista) y David Cormand (Partido Verde).
Diálogo en distintos frentes
Las consultas no han terminado: Edouard Philippe estipuló en un comunicado que un debate tendrá lugar el miércoles en la Asamblea nacional con los diputados del país, y otro diálogo el jueves en el Senado. El objetivo es debatir las medidas que tomar en forma de respuesta a los “Chalecos amarillos”.
Las reivindicaciones de los “Gilets jaune” van más allá de los precios de la gasolina, por el cual están movilizados desde el sábado 17 de noviembre. También quieren más justicia social y un aumento significativo del poder adquisitivo.
Además, el gobierno le abrió la puerta a una delegación de los “Chalecos amarillos”: este grupo acudirá el martes por la tarde al hotel de Matignon. Cuatro de ellos rechazaron la invitación. Y es que debido a que el movimiento surgió en las redes sin mayor organización, el conjunto sigue batallando con elegir a los líderes y portavoces adecuados
El secretario de Economía Bruno Le Maire también utilizo la palabra “medidas”. Dijo que el gobierno tenía que “acelerar la disminución de los impuestos” pero también la de los “gastos públicos”, en forma de respuesta, después de una reunión el lunes por la mañana en la secretaría.
El movimiento de los “Chalecos amarillos”, mediante la página Facebook “¡Acte 4 Paris Insurrection!” (¡“Acto 4 Paris Insurrección!”), prevé un nuevo día de protesta el próximo sábado, en la capital gala.
Sin embargo, cientos de “Gilets jaunes” siguen bloqueando día a día glorietas y accesos a varias carretera o plantas de gasolina, a la espera de mejores respuestas por parte de Emmanuel Macron. Las negociaciones solo están por empezar.