Siguen desfalcando automovilistas

Por: Víctor Trejo Olmos
Bahía de Banderas, Nayarit. Martes 19 de junio del 2018.- PROFECO sigue sin aparecer en el municipio de Bahía de Banderas, gasolineras continúan vendiendo litros de menos a los consumidores del municipio. No hay reportes de operativos ni sanciones sobre las bombas mal alineadas que termina por perjudicar a los automovilistas.
Una de las grandes mentiras del sexenio nació a raíz de la aprobación de la reforma energética con la cual se presuma que este combustible reduciría su precio al abrirse el Mercado hacia otros competidores. Y n odie así.
Con precios no regulados y una autoridad encargada de garantizar que los consumidores adquieran lo que las empresas ofrecen en las medias exactas, el automovilista, para este caso, resulta el más afectado ya que no hay tal regulación ni inspección sorbe un servicio considerado de primera necesidad.
Ayer en la gasolinera del Parabien un trabajador acudió a llenar un par de blues con los que llena su maquinaria, llevándose la sorpresa que los mil 125 pesos que paga por cada uno, pues lo recipiente son de 60 litros, en realidad no llegan hasta la medida que marca la cantidad.
Observó el balde ya que vio que diésel tenía un color diferente a lo que generalmente muestra por lo que uno al uso y desgaste del mismo recipiente, sin embargo al momento de acercarse para determinar cuál era el motivo del color distinto, se dio cuenta que la marca hasta dónde señalan los 60 litros quedaba por encima del líquido. Es decir, aunque la bomba marcaba que había terminado el servicio, en realidad no era así y faltaban bastantes litros, calcula unos 10, para que llegara al señalamiento.
El operador dijo que con seguridad habían sido varias las ocasiones en las que le dan menos litros de los que adquiere, pero nunca observó si realmente el dinero que pagaba, los mil 125 pesos, eran correspondidos con lo que le despachaban.
Por lo general los operativos a las gasolineras son realizados antes del arribo de vacacionistas, una práctica que parece tener más tintes recaudadores que reguladores ya que al no hacerla de manera continúa los funcionarios de la PROFECO solo se dan su vuelta cuando hay importantes ingresos en las concesionarias.