* Los jóvenes que están cambiando Túnez

México. Lunes 10 de junio del 2018.- Agencias/ Pero la UGTT ya no es la única organización con poder de convocatoria. Colectivos de jóvenes y mujeres de todo color se han organizado en asociaciones que aglutinan el descontento social tras la Revolución. Y es que Túnez vive una auténtica explosión de movimientos sociales que se refleja en protestas diarias en las calles y en las redes, con iniciativas como Winu el petrol? (¿Dónde está el petróleo?), Mnish Msemah (No perdonamos) o Fesh Nestanew (¿A qué esperamos?), entre otras muchas.
El desinterés político que ha cristalizado en la baja participación en las elecciones municipales del 6 de mayo, donde los jóvenes han sido el grueso de los abstencionistas, tiene su contrapartida en la efervescencia reivindicativa de los diplomados en paro, los jóvenes de las regiones deprimidas o los activistas contra la corrupción.
La emergencia de un sinfín de asociaciones ciudadanas demuestra que las reformas en el campo económico y social son la revolución pendiente en el país. Tras haber concluido con éxito la elección de nuevas estructuras políticas, después de la caída del régimen de Zin el Abidin Ben Ali, la construcción del edificio democrático de Túnez -que se ha apuntalado con la celebración de las primeras elecciones locales libres y plurales de su historia- está muy avanzada. Pero por el contrario, se ha ido posponiendo la puesta en marcha de un proyecto socioeconómico que aún tiene en pie a la generación de jóvenes que impulsaron la revolución de 2011 al grito de: “Pan, trabajo y dignidad”.