Por: Roberto González Bernal

El Secretario General de Gobierno, Aníbal Montenegro, sólo ha servido para confrontarse con la sociedad que le reclama sus derechos

El padre del gobernador tuvo que declarar a los cuatro vientos que le ayudemos a su hijo a hacer buen gobierno. Señal de que ya le cayó el veinte de que hay un desencanto social hacia su temprano gobierno. Como todo buen padre, no le gusta ver que su hijo se hunda. Y, desde luego, los que no tenemos preferencia partidaria ni pertenecemos a algún grupo político ni tenemos compromisos políticos con nadie, sino que, aquellos que somos hombres y mujeres libres, sin ataduras ideológicas o políticas, estamos, por supuesto, dispuestos a ayudarle.
Solo a los adversarios y enemigos del gobernador les interesa que le vaya mal, que caiga en el descrédito social. Pero a nosotros los ciudadanos, eso nos vale un soberano pepino, queremos un gobernador fuerte, con liderazgo social, que unifique a Nayarit en torno a su gestión gubernamental. Pero, aquí viene el pero…¿Cómo podemos ayudarle a un gobernador que tiene orejas de pescado, a un gobernador al que le pegó tempranamente el síndrome Shakiriano ese de ciego, sordo y mudo? ¿Cómo ayudarle a un gobernante que, a pesar de los reclamos y rezongones hasta de sus propios asesores, simple y sencillamente sigue terco en no ver lo que realmente pasa a su alrededor?
En lo personal, yo no voté por él. Y lo dije públicamente esgrimiendo mis razones como cualquier ciudadano. Pero ganó, pírricamente, pero ganó con ayuda de Roberto, y ahora, lo que todos deberíamos hacer es, independientemente de la posición, grupo o partido político, ayudarle. El problema es cómo ayudarle si no se deja, si no tiene voluntad de actuar para resolver los problemas, si sigue con su postura de “no los veo no los oigo”, si sigue con su postura de gobernar con su club de juniors inútiles y sin afectar a sus aliados corruptos.
Como ciudadano y universitario ya le he estado ayudando poniendo las denuncias y las pruebas correspondientes en las instancias correspondientes de su gobierno. Pero se sigue haciendo como que la virgen le habla y no actúa. En el nuevo sistema penal tan sólo con que haya indicios de delitos ya se pueden consignar las denuncias ante los jueces, pero, en lugar de hacer eso habiendo tanta evidencia, lo que hace es tratar de que los que denunciamos nos pongamos de acuerdo con los delincuentes, con los corruptos y pues, ¿así cómo?
Como ciudadano, le sugiero que cambie de gabinete. Tiene un secretario general que es muy su amigo, pero es un inútil. Aclaro, no tengo nada con el secretario general, pero no tiene nada que hacer en la secretaria general de gobierno. En lugar de sumar fuerzas políticas al gobierno lo que hace es confrontarse. Si el gobernador lo quiere ayudar pues que lo ponga de su asesor en la nómina gubernamental para que siga “chiveando” el tiempo que les queda, pero como operador político del gabinete gubernamental simple y sencillamente es un cero a la izquierda. Y si revisamos la actividad de su propia secretaria en el plano de la justicia laboral, es otro cero a la izquierda. Me consta porque somos víctimas de su inutilidad. Lo peor es que ya lo balconearon a nivel nacional pues Nayarit es el peor estado de la república en lo referente a las penitenciarias, que dependen precisamente del inútil secretario general de gobierno. Creo que no le aprendió bien al padre cómo es que se hace política.
Luego tiene un secretario de finanzas que tampoco sirve. Y Aclaro, tampoco tengo nada personal en contra de Juan Luis Chumacero. Nayarit está sumido en una crisis financiera institucional y el secretario de finanzas, quien debe ser el estratega financiero que le debe resolver el problema de los dineros al gobernador para que éste siga cortando listones y recibiendo aplausos, pues nomás no sirve. Ya se parece a un simple pagador de facturas. ¿Cuánto me llegó, cuánto debo? Es todo. Sé que es muy pero muy su amigo, casi hermano, pero con todo respeto debe pensar en quitarlo para poner a otro que si sepa traer la “morralla” a Nayarit. Y, al igual que el anterior, que le invente alguna secretaria de asuntos interplanetarios y se ponga a cobrar allá donde no les haga daño a los ciudadanos.
Luego viene el de la seguridad. Yo desconozco de dónde sacó al señor secretario de seguridad, pero los resultados ahí están: el problema de la inseguridad es el pan de cada día y eso es señal de ineficiencia e ineficacia. Si no te resuelven los problemas en este al igual que en los demás temas ¿por qué el empecinamiento de sostenerlos? El que medio está funcionando es el fiscal general del estado, Petronilo Díaz Ponce, pero tuvo “arranque de caballo fino y parada de burro”, seguramente le ordenaron que congelara las denuncias y no las consignara ante los jueces pues el bien sabe que con los elementos que hay en el caso de la Universidad ya deberían de haber pasado a los jueces. Tan sólo con que haya indicios, como lo dije, ya debería haberlos pasado al juez, pero no lo hace ¿Por qué?
Quise nomás tocar esos funcionarios, pero hay más, porque el gobernador básicamente ejerce el poder gubernamental con el “garrote” (NO sean mal pensados, me refiero al secretario de seguridad pública y al fiscal) y con la lana (secretario de finanzas). SON SUS DOS MANOS que ahorita no le sirven y no es que el Bronco se las haya cortado. Y el secretario general es importante porque es cerebro, es el “gobernador operativo” que hace que esas dos manos funcionen, es el que hace que las decisiones del titular del poder ejecutivo se cumplan. El problema es que ninguno le funciona. Aunque el gobernador no fuera un estadista de altos vuelos, pero que le funcionaran esos tres mencionados, EL CEREBRO Y LAS DOS MANOS, recobraría legitimidad social haciendo buen gobierno. Pero los guayabos dan guayabas.
PD. No se presentó al desfile de los trabajadores el primero de mayo. Un desprecio a muchos de esos que votaron por él, que creyeron en él, que depositaron su esperanza en él, ahí iban desfilando. ¿La razón? Las especulaciones abundan. ¿Andaría crudo? ¿Andaría fuera del estado? ¿Se enfermó? ¿No quiso aguantar reclamos de la plebe? Uf!! ¡¡¡Disfruten su fin de semana!!!