Hoy toma protesta como nuevo dirigente del Sindicato de Trabajadores de la Universidad Autónoma de Nayarit, STUAN, el licenciado José Tomás Pérez Ruiz. Hoy termina mi ciclo como dirigente en dicho sindicato y asume la dirigencia Pérez Ruiz. Un gallo jugado y que es garantía de lucha, es garantía de defensa de los derechos laborales y de lucha por sanear la Universidad.
            Su arribo a la dirigencia se da en un marco de estabilidad y unidad interna de nuestra organización. Por dicha razón, en el proceso electoral pasado, sólo hubo una planilla, la planilla de la unidad lidereada por Tomás Pérez Ruiz. Nuestros agremiados votaron, en un marco de armonia, de tranquilidad y de camaradería entre los agremiados quienes de manera unánime su voto fue expresado para darle el apoyo requerido. Tomás Pérez llega a la dirigencia del sindicato de manera legal y legítima, en un marco apegado a los estatutos de nuestra organización y en un contexto de pleno respaldo a su candidatura. Su arribo a la secretaria general es legal y legítimo.
            No voy a decir la trayectoria de Tomas Pérez Ruiz ni a tirarle incienso, mucho menos asumir una postura lisonjera. Pero, como responsable político de la sucesión en el sindicato, lo que si puedo decir es que Tomas fue aceptado por los agremiados al STUAN, sobre todo por aquellos que se la han venido partiendo en la lucha diaria y en la resistencia a las agresiones del rector Nacho Peña. Tomas Pérez salió como candidato natural de unidad porque a lo largo de su permanencia en el sindicato demostró capacidad de lucha, demostró su lealtad a la organización a pesar de que hace más de un año, el rectorcillo de pacotilla, Nachito Peña, sin decir agua va, lo quitó de la nómina a pesar de saber que era mi secretario de asuntos jurídicos y estaba laborando para la organización. Es el que lleva precisamente las denuncias contra los corruptos universitarios en la fiscalía general del estado. No cualquiera resiste mas de un año sin estar en la nómina. Cualquier otro se hubiera ido a hincar ante Nachito Peña y pedirle perdón y asumir una postura de “lamebotas” con tal de que le siguieran pagando. Tomás no. Demostró lealtad, resistencia y dignidad ante las agresiones. Era natural su arribo a la dirigencia.
            El equipo que lo acompaña es bueno. Son agremiados que también han resistido las embestidas institucionales por desaparecernos. Se han forjado en la lucha como nuevos lideres universitarios. Sobre todo, las mujeres. Hay compañeras universitarias que carecían de formación política y ahora, gracias a su participación en la lucha del STUAN por la defensa de los derechos laborales y en la lucha contra la corrupción universitaria, hay excelentes cuadros políticos que acompañan a Tomás Pérez Ruiz, como también hay compañeros y compañeras que tienen años y años de lucha dentro de la Universidad. Muy buen equipo el que se integró bajo el liderazgo de Tomás.
Hubo tibios intentos de la mafia universitaria por intervenir en el proceso de elección. Pero nuestra unidad interna y la firmeza de las convicciones de nuestros compañeros es muy fuerte. Unidad interna y firmeza de convicciones son nuestras mejores armas. Manteniéndolas es seguro el éxito porque en la lucha política lo importante no es la rapidez, sino la resistencia.
            El surgimiento de Tomás como nuevo líder seguramente generará muchas opiniones. Pero lo mas importante no es eso, sino que habrá muchos compañeros de otras organizaciones, universitarias y sociales, que lo verán con buenos ojos y es muy posible que se sumen a la lucha que él emprenda. Nachito Peña deberá ir poniendo sus barbas a remojar porque Tomás no es, por supuesto, Roberto González Bernal. Tomás imprimirá su propio rasgo a su liderazgo y seguramente habrá compañeros, sobre todo del SPAUAN, que lo apoyarán en la toma de decisiones. De hecho, ya hay muchos compañeros universitarios que me han dicho que es una excelente opción y que estarían dispuestos a platicar con él para llegar a acuerdos.
            En lo personal creo y estoy seguro que, bajo el liderazgo de Tomás y los trabajadores que lo acompañan, el STUAN entrará en su etapa de crecimiento. Con mi gestión culmina, creo, a riesgo de equivocarme, la etapa de la sobrevivencia, la etapa de la resistencia a las agresiones y al intento por desaparecernos de parte de las mafias universitarias. Hoy se inicia la etapa del crecimiento del STUAN.
            No voy a hacer una evaluación de mi gestión al frente de la organización. La mejor evaluación es lo que me digan mis propios compañeros. De los adversarios espero lo peor, no me sorprende, es natural que me digan hasta de lo que me voy a morir, lo cual es, para mi, un halago proviniendo de ellos. Tampoco me voy a auto elogiar, las alabanzas en boca propia son vituperio, pero lo que si les digo es que seguiré, como soldado raso, siendo parte de la infantería, acudiendo al llamado de mis líderes y siendo leal a la organización. Lo único que desde aquí les digo a mis compañeros es que les agradezco la oportunidad que me dieron para representarlos durante todo este tiempo, espero haberlo hecho dignamente y con honor.