-Ejido de Tecuala: Dos mil hectáreas de parcelas se inundaron…
-Ni la inundación ha detenido a José Humberto Arellano Núñez…
-Playa del Novillero, destrozada por el huracán “Willa”…

-Cierran la pinza contra la corrupción del anterior sexenio: La Auditoría Superior en el Estado de Nayarit (ASEN), que dirige Héctor Benítez Pineda, prohíbe a los diversos niveles de gobiernos la contratación de varias empresas constructoras que ganaron infinidad de licitaciones de forma sospechosa. La prohibición mete en problemas a las alcaldesas Gabriela Yahaira Guzmán González (Hiajicori) y Candy Yescas Blancas (San Blas), donde los consorcios ganan constantemente la realización de obra pública en licitaciones no muy claras, incluso en algunos casos por asignación directa. Las empresas sancionadas están relacionadas con el exsecretario de obras públicas y exdiputado federal del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Ramírez Ocampo. Entre las compañías que no podrán ser contratadas para hacer obra alguna son: Terracerías y Caminos de Occidente S.A. de C.V.; GC3, S.A. de C.V.; Urbanizaciones Jamaica S. de R.L. de C.V.; Urbanizaciones La Noria S.A. de C.V. y Norma Liliana Zamora Romero. Así que ya saben las autoridades si contratan a estas empresas. Este mensaje va dirigido a varios ayuntamientos, especialmente al de Huajicori, que preside Gabriela Yahaira Guzmán González, y el de San Blas, que encabeza Candy Yescas Blancas, que le siguen proporcionando contratos directos a estas constructoras relacionadas con Ramírez Ocampo. Ambas presidentas municipales de Huajicori y San Blas, son propuestas de la corriente priista “Fuerza Nayarita”, o sea, a la que pertenece el propio exfuncionario investigado por tráfico de licitaciones.
-En el Ejido de Tecuala, al menos salieron perjudicadas 2 mil hectáreas de tierra que ya estaban listas para sembrarse. Las parcelas ya llevaban el tercer “fierro” o rastreada, como se le conoce. Estos cientos de campesinos afectados, necesitarán del apoyo gubernamental, dice el presidente del Ejido Arturo Cervantes. Anteriormente había expresado que se habían perdido 96 hectáreas sembradas de melón, listo para cortarse, 8 hectáreas de camote y 3 de sandía.
-Muy activo anda en Acaponeta el presidente municipal, José Humberto Arellano Núñez. El alcalde así como sus servidores públicos, se han visto presentes en todas las comunidades afectadas por la inundación. Ni la falta de comunicación de Valle de la Urraca ha sido obstáculo: Arellano Núñez ha tenido que utilizar una lancha para llegar a la población y llevar víveres. Vía terrestre también ha constatado los destrozos en rancherías como Llano de la Cruz, El Tigre y Valle de la Urraca, El Cantón, Los Sandovales, entre otros. A estas comunidades ha llevado colchonetas, cobijas y despensas, pero, además, el presidente municipal les ha solicitado a las empresas que ganan las licitaciones de obras que aporten trabajo con la maquinaria para limpiar calles, abrir caminos y asear hogares.
-En Tecuala las comunidades más afectadas son Pajaritos, Huajuquilla, Agua Verde, Las Arenitas y Playa del Novillero. En Playa del Novillero no quedó una ramada de pie. Todos los negocios que expedían alimentos a turistas quedaron en la ruina. Es una tristeza recorrer la zona dañada, donde no fue la inundación sino los fuertes vientos del huracán “Willa” los que provocaron destrozos. Pasarán muchos años para que este balneario se vuelva a recuperar, si partimos de la idea que poco apoyo ha recibido en materia de promoción y de inversión. Los gobiernos de Roberto Sandoval Castañeda y Ney González Sánchez se concretaron a ayudar e impulsar la Riviera Nayarit y jamás voltearon a las playas del norte del estado.
-Hoy reinician las clases en la Unidad Académica Preparatoria número 4, Luis Castillo Ledón, en Tecuala, después de 15 días de estar cerradas sus puertas. La institución fue utilizada como albergue, y después de la inundación se suspendieron las clases para que los jóvenes pudieran ayudar en las labores de limpieza de sus hogares. Sobre el reinicio de clases, nos habló su director Eduardo Jaramillo.
Los Clasificados
Claudia Yesenia Mancinas Mora, hasta el 22 de octubre mantenía a sus cuatro hijos vendiendo empanadas que eran preparadas en un rústico horno de ladrillo; a parte, complementaba el dinero de la casa -debido a que es madre soltera-, con la renta de computadoras en un pequeño ciber ubicado en su casa. Sin embargo, la madrugada del 24 de octubre, cuando Los Sandovales, municipio de Acaponeta, quedó bajo el agua, perdió su horno y su ciber con cuatro computadoras. Ahora se pregunta llorando cómo le va a hacer para sostener a sus cuatro hijos, algunos de ellos estudiando ya en la preparatoria. Señala con el dedo las computadoras tiradas en la banqueta de su casa, inservibles, llenas de lodo que arrastró el Río Acaponeta. Aquí es donde las autoridades deben de demostrar que los recursos llegan a quienes verdaderamente lo necesitan. Gracias por escribirme a: jesuscervantes1@outlook.com