*Exigen plazas y prestaciones laborales

Víctor Trejo Olmos

Bahía de Banderas, Nayarit; Martes 6 de Febrero de 2018.- Profesores y personal administrativo cierran las instalaciones de la Universidad Tecnológica de Bahía de Banderas. Becarios de Roberto Sandoval presionan a las autoridades para mantenerse en la nómina a como dé lugar esto después de la fallida operación de reparto de despensas aquí en el municipio la cual les facilitaría su permanencia en sus trabajos.
Ante la falta de acuerdos entre autoridades y sindicato, ayer las instalaciones de la UTBB estuvieron cerradas para la comunidad estudiantil. Falta de prestaciones, ajenas a las que por ley deben cumplir la parte patronal, y la exigencia de contratos indefinidos o plazas entre las principales demandas que exigen los huelguistas a las autoridades educativas. 
 Sin embargo, trascendió que la Junta de Conciliación y Arbitraje habría acordado otorgar un plazo de 6 días más a la autoridad para responder a las demandas del sindicato de tal forma que la rectoría tendría hasta el lunes 12 de febrero por lo que este movimiento de huelga podría ser declarado ilegal por la Junta.
Ante tal situación laboral la rectoría de la UTBB emitió un comunicado en el que expone su sentir sobre el movimiento huelguista. “Reiteramos que la administración rectoral, ha estado siempre en la mejor disposición para lograr acuerdos con el sindicato, que coadyuven a mejorar las condiciones de trabajo y las cláusulas del Contrato Colectivo en la medida de lo posible que lo permitan las finanzas universitarias, respetando en todo momento sus derechos y escuchando sus propuestas. Ante esta circunstancia no hay razón para suspender labores académicas y administrativas, ya que las reuniones para generar acuerdos se han desarrollado en un marco de cordialidad que no ha sido truncada por la parte patronal”. 
Lineas más adelante explica que las demandas económicas rebasan por mucho los alcances que tiene la institución toda vez que como ente educativo también salió afectado en la reducción en los fondos federales para la educación universitaria. 
Como era de esperarse el movimiento afecto a la comunidad estudiantil la cual lleva varios episodios pasándola nada bien con las decisiones que toma el personal sindicalizado. Uno de ellos ocurrió cuando permitieron y apoyaron el operativo despensa con el que pretendió el gobierno del priista Roberto Sandoval influir en los resultados electorales aquí en el municipio y el estado. Apoyo que se vio traducido en el reconocimiento del sindicato ante las autoridades laborales. 
Hoy los mismos buscan que las nuevas autoridades les reconozcan su trabajo.