El joven Kiril Tereshin se ha aplicado inyecciones de aceite “synthol” para tener bíceps de casi 60 centímetros; ahora teme por su vida

CIUDAD DE MÉXICO

A sus 21 años, Kiril Tereshin, pidió a Dios su muerte debido al intenso dolor que siente en sus enormes bíceps, los cuales desarrolló tras inyectarse aceite “synthol” en los brazos.

El también conocido El Hulk ruso reportó hace unos días en su cuenta de Instagram los problemas que ha padecido como hinchazón e incluso el sufrimiento de su madre por verlo en mal estado.

Ya es el fin, pido a Dios que el alma salga de mi cuerpo, no puedo aguantar el dolor”, publicó en su cuenta de la red social de Rusia VKontake.

Debido a las inyecciones de aceite “synthol” en los bíceps, Tereshin ha logrado hacerlos crecer hasta alcanzar un tamaño de cerca de 60 centímetros, de acuerdo con una imagen que publicó hace unos días.

En otra publicación en Instagram, el joven ruso detalló que había estado recostado durante dos días en su cama debido a los dolores y que, incluso, “apenas” pudo pararse a “trabajar” sobre sus hombros”.

Algunos interpretaron “trabajar” con las inyecciones que El Hulk ruso se aplica desde que dejó el ejército y se inició al culturismo y las cuales pueden causar distintos daños al cuerpo como embolias pulmonares y derrames cerebrales.