* Les prohibió instalar su tradicional comedero

Por Homobono Pérez Pereyda
Tepic, Nayarit; Miércoles 4 de Abril de 2018.- Molestos se encuentran los artesanos indígenas que se instalaron en la plaza de La Música debido a que el ayuntamiento de Tepic les prohibió instalar uno de sus principales atractivos: la cocina para expender su comida tradicional a los turistas que con motivo de la temporada vacacional de Semana Santa y Pascua visitan la capital nayarita.
El representante de los artesanos inconformes, Lino de La Cruz González, señaló que la falta de la cocina afectó significativamente las ventas de sus artesanías.
“Si nos afectó porque la gente que nos visita viene a comer con nosotros y luego nos compran algunas cositas de artesanía, pero ahora sin la cocina pues la gente no se acerca con nosotros y eso ha repercutido en la venta de nuestras artesanías”, señaló.
De La Cruz González señaló que las familias indígenas que aquí expenden sus artesanías iniciaron con tres carpas, pero ante la escasez de las ventas tuvieron que prescindir de dos debido a que el establecimiento que se las renta les cobra 200 pesos por cada una.
“Comenzamos con tres carpas, pero cuando los fiscales llegaron y nos obligaron a quitar la cocina tuvimos que regresar dos porque no tenía caso que las continuáramos pagando de en balde, ya no salía dinero para pagar tanta renta”, comentó.
La cocina no sólo les permitía a los artesanos indígenas instalados en la plaza de la música expender su comida tradicional a los visitantes, sino también les servía a ellos para preparar sus alimentos, según comentó la señora Julia Galicia Murillo, artesana de Huaynamota, municipio de El Nayar.
Este grupo de artesanos se instaló en la plaza de La Música desde el pasado 26 de marzo y sólo tienen permiso de las autoridades municipales para vender sus productos hasta el próximo ocho de abril.
“El ayuntamiento también quedó de promocionar nuestro evento, pero incumplieron porque no lo hizo y eso también nos perjudicó”, subrayó Lino de La Cruz.
La plaza de La Música luce cierto abandono de las autoridades y como muestra de ello es un cerro de basura que a decir de los mismos artesanos indígenas ya tiene varios días allí depositada.