* No los dejan entrar a la zona sagrada de San Blas

Por Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit; Miércoles 18 de Abril de 2018.- Bloquean el acceso a los pueblos wixárika de Nayarit a su lugar sagrado “TateiHaramara” ubicado en el municipio de San Blas, le dan preferencia a grupos indígenas de otras entidades.
Tras despojarlos impunemente del predio sagrado propiedad de la nación, ahora los discriminan, los amenazan y les impiden el paso para realizar sus ritos a la madre de Dios.
El lugar se ha convertido en un vil basurero desde que el CDI en complicidad con el gobierno anterior, sin tomar en cuenta al pueblo wixárika vendió las cien hectáreas de este sitio a dos empresarios dizque canadienses, presuntamente “prestanombres” del ex alcalde Hilario Ramírez “Layín”, así lo denunció Braulio Muñoz Hernández, presidente del Consejo de TateiHaramara en la entidad.
Tras las manifestaciones de los indígenas que protegieron a toda costa el TateoHaramara de lástima les dieron 3 hectáreas de las cien que les pertenecían pero al paso del tiempo, únicamente dejan entrar a pueblos indígenas de Jalisco, Durango y otras entidades del país mientras que los locales, son expulsados como bichos raros.
“Están violentando nuestros derechos como pueblo wixárika” y es que la normativa estipula que ellos deben ser consultados antes de hacer alguna obra en algún lugar sagrado pero hasta el momento, siguen ignorados.
Ya son 6 años de luchar para que les regresen la isla, no sólo las 3 hectáreas pero en lugar de ir hacia adelante, van como los cangrejos, para atrás, porque ahora ni siquiera los dejan entrar.
Y es que no se vale que les sigan viendo la cara y encima de todo, les bloquen el paso porque tienen diez mil años llevando ofrendas a este centro ceremonial.
Explicó que tras estos años de lucha, a finales del mes de febrero, la Secretaría de Gobernación, les confirmaron que la CDI soltó 6 millones de pesos para comprar el titulo de propiedad de 3 hectáreas en TateiHaramara.
“Nuestro lugar sagrado está quedando en un basurero, el chamán dice que TateiHaramara está muy enojada porque ella es la madre diosa, la que nos da agua”.
Vamos a demandar al delegado de la CDI Sergio González porque él sabía muy bien que estas 3 hectáreas se le estaban dando a los indígenas de Jalisco y Durango
“Ellos qué tienen que ver en estos territorios si aquí no viven”, debieron consultar al pueblo wixárika de Nayarit porque les dieron el título de propiedad a otros indígenas ajenos, impidiéndoles el paso, explicó Braulio Muñoz.
Nada más se acerca al lugar y de inmediato, elementos de seguridad pública de San Blas, les impiden el paso porque es propiedad privada, nos dejan sin poder realizar nuestros rituales. De plano, ya no se acercan porque los han amenazado y no dudan que los puedan dañar ya que el sitio ha sido quemado en varias ocasiones.