* Delincuentes desvalijan escuelas primarias

Por: Wilfrido Elenes Luna

Tepic, Nayarit. Jueves 26 de abril del 2018.- Con el asalto a mano armada de dos institutos educativos de renombre en la ciudad se escaló la violencia a índices intolerables, mientras que los robos a casa habitación, a comercios, a transeúntes, pacazos, extorsiones telefónicas, sólo son denunciados uno de cada diez casos, y los criminales libres y gozando.
La situación presenta una condición inaplazable, en la que debe de exigirse al gobernador del Estado que asuma sus promesas de campañas, y de seguridad a los nayaritas, y olvide su discurso que señala como responsable al gobierno Federal.
La principal demanda del pueblo fue la de la seguridad y simplemente ha fallado; la violencia, desde homicidios hasta robo y extorsiones, se han incrementado considerablemente, Los cuerpos policiacos se usan principalmente para guardias de la clase política y su familia. Y sencillamente ya no son suficientes ni para eso.
Ahora los intocables delincuentes no solo son los del crimen organizado, sino que también la delincuencia silvestre se enseñorea de la ciudad,
Una de las escuelas robada es la de Rafael Ramírez o Países del Tercer Mundo, al parecer durante las primeras horas de ayer.
Otra escuela robada fue la América Manríquez del orden preescolar que se ubica en la colonia Caja de Agua.
El monto de lo robado, el sistema usado por los delincuentes se mantiene como máximo secreto, en un vano esfuerzo porque el pueblo los padres de familias simplemente olviden el caso como de poca importancia.
Pero no son las únicas, decenas han sufrido el saqueo en sus instalaciones, y la impunidad da entrada a nuevos robos o incluso a agresiones contra los mismos alumnos, como ha sucedido ya en el pasado.
Los resultados de los cuerpos de Investigación de la Fiscalía General de Justicia sencillamente son nulos, y se sospecha de contubernios con la delincuencia silvestre.
Mientras el Congreso ignora el reclamo de la ciudadanía, que ya se organiza para tomar las calles en el reclamo de seguridad para sus familias, sus hogares y sus negocios. Ola situación en el interior del país, es aún más difícil.
Y todo esto en temporada de elecciones.