México; viernes 11 de Octubre del 2019/agencias.- El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha dado a conocer que las negociaciones comerciales en curso con China han dado los primeros resultados positivos y están prontas a progresar hacia una segunda etapa.
En palabras del mandatario, Washington ha alcanzado un acuerdo parcial “muy sustancial de primera fase” con China y la segunda fase “comenzará casi de inmediato” tras la firma respectiva de los primeros documentos, según cita CNBC.
El jefe de Estado realizó su pronunciamiento en el Despacho Oval junto con el viceprimer ministro chino, Liu He, que ha visitado la Casa Blanca luego de que esta semana se reanudaran las conversaciones comerciales de alto nivel entre Washington y Pekín.
Según trascendió, en la primera etapa de estas discusiones las partes han resuelto diferencias concernientes a la propiedad intelectual y los servicios financieros, y se ha acordado la adquisición por parte de China de productos agrícolas por un valor de entre 40.000 y 50.000 millones de dólares.
Previamente, Trump había prometido firmar el acuerdo comercial con China sin aprobación del Congreso de EE.UU. en caso de que ambas potencias mundiales lograsen un entendimiento.
Ahora, el mandatario ha estimado que esta primera fase será documentada en las próximas tres semanas, mientras que tomaría hasta cinco semanas alcanzar un acuerdo final.
El secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin, ha confirmado que su país no elevará los aranceles a las mercaderías chinas la próxima semana, como previamente se tenía previsto para el 15 de octubre.
Por otra parte, Mnuchin añade que Washington evaluará la posibilidad de revertir el estatus de manipulador de divisas con el que el Departamento del Tesoro había designado a Pekín en agosto de este año.
El político ha informado que ambas partes han llegado a un entendimiento fundamental en los asuntos clave de la disputa comercial, pero aún queda trabajo por realizar. Entretanto, Trump ha manifestado su creencia de que la Reserva Federal de EE.UU. debería recortar las tasas de interés pese a los avances en este tema.