• Fue recibido por sus simpatizantes entre ovaciones

Brasil; viernes 8 de Noviembre del 2019/agencias.- Lula da Silva dejó la cárcel la tarde de este viernes aclamado por cientos de seguidores que le esperaban a las puertas de la comisaría de Curitiba donde entró en abril de 2018. Lula se benefició de una decisión del Tribunal Supremo Federal, que en la víspera consideró inconstitucional que alguien esté preso si todavía no ha agotado todos los recursos posibles. Es el caso de miles de presos, y el de Lula.
Sus primeras palabras en libertad fueron de agradecimiento a los simpatizantes que permanecieron acampados todo este tiempo frente a la cárcel: “No tenéis ni idea del significado de estar aquí junto a vosotros (…) no pensé que en el día de hoy podría estar conversando con hombres y mujeres que durante 580 días gritaron aquí ‘Buenos días Lula’, ‘Buenas tardes Lula’, ”Buenas noches Lula’. No importara que estuviera lloviendo, que hiciesen 40 grados, cero grados, todo el santo día vosotros erais el alimento de la democracia que yo necesitaba”, dijo emocionado. En un tono más duro, atacó el “lado podrido” de la policía, de la fiscalía y al juez Sérgio Moro y lanzó las primeras puyas a Bolsonaro, diciendo que es un mentiroso y que está entregando el país: “La vida de los brasileños está hecha una desgracia”. No obstante, aseguró que sale de la cárcel sin rencor, “porque el amor vencerá en este país” y mostró su disposición a recorrer el país para movilizar la resistencia al Gobierno. Este sábado estará en el sindicato de los metalúrgicos de São Bernardo do Campo, en São Paulo, donde inició su carrera como sindicalista y donde se dará otro baño de masas. Es el mismo lugar que escogió como búnker días antes de entregarse a la policía.
Lula gozará de libertad plena, no usará tobillera electrónica y no tendrá restricciones para viajar al extranjero. De hecho, se especula con la posibilidad de que acuda a la toma de posesión del presidente electo de Argentina, Alberto Fernández, el próximo 10 de diciembre.