• Siendo la cuarta vez que se llena de manifestantes

México; Domingo 11 de Junio del 2019/agencias.- De acuerdo con los organizadores, a pesar de la lluvia, más de 50.000 personas salieron nuevamente a las calles de la capital rusa este sábado para exigir que candidatos de la oposición puedan participar en las próximas elecciones locales.
Son ya, según medios rusos, una de las mayores manifestaciones en casi una década contra el gobierno de Vladimir Putin, que cumplió 20 años en el poder el viernes.
A diferencia de las dos anteriores marchas que terminaron en violencia y arrestos, estas fueron autorizadas.
Sin embargo, según la policía de Moscú, más de 130 personas fueron detenidas, mientras otras 80 fueron arrestadas en la segunda ciudad más grande de Rusia, San Petersburgo, según OVD-Info, una ONG que supervisa las detenciones en las protestas.
En la capital, los manifestantes abarrotaron la céntrica calle Prospekt Andreya Sakharova, donde las autoridades de la ciudad desplegaron cientos de efectivos.
Derechos de autor de la imagen Sergei Savostyanov
De acuerdo con el servicio ruso de la BBC, la presencia policial en el área de la demostración incluyó a oficiales con equipo antidisturbios.
The White Counter, una ONG que rastrea a los participantes en manifestaciones, estimó en 49.900 los asistentes, mientras que la policía de Moscú calculó unos 20.000.
Varias figuras conocidas, entre ellos raperos muy seguidos por la juventud rusa, participaron también en las protestas.
En las últimas semanas, miles de personas asistieron a protestas callejeras para convocar a elecciones libres y justas.
Las manifestaciones tuvieron lugar luego de la exclusión de las elecciones locales de Moscú el mes próximo de varias figuras de la oposición, incluidos los aliados del principal crítico de Putin, Alexei Navalny.
Generalmente, las elecciones locales atraen poca atención en Rusia.
Pero este año, parte de la población mostró su malestar por lo que consideran intentos de descalificar a los políticos independientes para que no concurran a los comicios del próximo mes de septiembre.
Los candidatos debían recoger 5.000 firmas de apoyo para poder presentarse y aunque muchos lo lograron, la Comisión Electoral dictaminó que algunas firmas no eran elegibles, asegurando que no estaban claras o que las direcciones proporcionadas estaban incompletas.
Las protestas tienen lugar solo un día después de que se cumplieran los 20 años de la llegada de Putin al gobierno de Rusia.
Y si bien el mandatario ha gozado de una enorme popularidad en gran parte de sus mandatos, en los últimos meses sus niveles de aceptación han caído notablemente.
Dada la importancia de Moscú para la política rusa, el control de las elecciones de septiembre se vuelve fundamental.