*Hay pánico por las repercusiones de este tipo de eventos en una zona turística

Víctor Trejo Olmos
Bahía de Banderas, Nayarit; Miércoles 27 de Diciembre de 2017.- Miércoles fatal en el municipio de Bahía de Banderas; una menor de once años de edad se quitó la vida y un encobijado en el canal de riego por el predio conocido como el Capomal. Agentes de la fiscalía hablen carpetas de investigación sobre ambos decesos violentos.
Cerca de las once de la noche del pasado martes 26 de diciembre las unidades de la policía municipal atendieron un reporte emitido desde la agencia municipal de San Ignacio. Al llegar hallaron el cuerpo sin vida de una menor de edad, quien en vida llevaba el nombre de Rocio N, quien de acuerdo a versiones de sus familiares ató un reboso al cuello el cual sostuvo con una cuerda que pendía de un segundo piso para después quitarse la vida.
Los familiares en un intento por salvar su vida la descolgaron y trasladaron de urgencia al hospital de San Pancho, sin embargo su esfuerzo fue inútil ya que la menor de tan solo 11 años de edad había llegado sin vida.
El hecho propició la apertura de una carpeta de investigación que determinará las posibles causales del posible suicidio.
En otro hecho violento, horas más tarde, cercanas las dos de la madrugada de ayer miércoles, fue reportado dentro del canal que se ubica por la brecha del predio conocido como “El Capomal” el cuerpo de un hombre enrollado en una cobija. Las autoridades sin saber el punto exacto desplegaron un operativo para su búsqueda.
Tras varios minutos de recorrer los puntos referidos las unidades de la fiscalía hallaron el cuerpo y tras ejecutar las primeras indagatorias de este hecho violento se determinó que él encobijado era un hombre de aproximadamente 45 años de edad.
De igual manera trascendió que el cuerpo llevaba varios días reportado como extraviado por sus cercanos y familiares y al parecer podría ser de un vecino de la localidad de nombre Edgar Carrasco Cobían, también conocido como “El Gato” entre sus vecino de la localidad.
Sus restos fueron trasladados hacia la funeraria Eternitiy a espera de ser reclamados por alguno de sus familiares.