* Vecinos denuncian que ya no
aguantan la pestilencia que despide

Por: Emilio Castillo Hernández

Tecuala, Nayarit. 04/12/18. – Vecinos de las calles Durango y Mina de la colonia El Tacoto de Tecuala, aseguran que la gasolinera “Sierra” contamina el medio ambiente gracias que en esa estación a diario hacen tiradero de agua al lavar algunos vehículos, el agua corre hacia la calle mina la cual se estanca y provoca que el lodo que hay en la calles despida malos olores, pues es sabido que en las calles todavía existe lodo contaminado que dejó la inundación , lodo que contiene excremento del drenaje y otros contaminantes que están perjudicando a niños y personas de la tercera edad.
Los quejosos aseguran que a diario se hace un enorme charco el cual provoca que la tierra seca se convierte en lodo pestilente, el cual está provocando mal aspecto y enfermedades estomacales, se aseguran que los malos olores son insoportables, los niños diario tiene dolor de cabeza y se la pasan enfermos del estómago, los personas no pueden estar dentro o fuera de sus casas pues los malos olores se sienten por todos lados.
La gasolinera “Sierra” tiene tiempo haciendo esto, pero hoy molesta más ya que la calle Mina está llena de lodo que dejo a su paso el río Acaponeta, los afectados ya no aguantan esta situación pues nadie está viendo el grave problema de salud que están padeciendo tanto niños como personas de la tercera edad, además se deja claro que es insoportable la contaminación a la hora de que las personas ingieren sus alimentos diarios pues la comida no se pude comer con la pestilencia que se forma gracias al agua que se tira a la calle por parte de los encargados de la estación de servicios propiedad de la familia Sierra de Acaponeta.
Por este medio se hace un atento llamado a las autoridades municipales y estatales para que paren este problema de salud pública en cual puede desatar una epidemia de enfermedades estomacales, la salud de varias familias está en juego además su tranquilidad pues no se puede estar a gusto dentro de sus hogares, gracias a la irresponsabilidad de unos empresarios.