* Bacteria que ha matado a 3 personas en Australia después de comer melón

México, D.F. domingo 04 de marzo del 2018.- Agencias/ No es una bacteria letal, pero en grupos de población vulnerables puede hacerles mucho daño.
La listeria es una bacteria que puede contraerse a través de la comida que contiene este germen o por el contacto con animales o individuos en los que está presente.
De acuerdo con el NHS, el servicio de Salud público británico, este microbio puede encontrarse en la leche no pasteurizada o sus productos derivados, en quesos suaves como el camembert o brie, en sándwiches ya preparados, patés o embutidos.
Estos alimentos por sí solos no siempre causan listeria, no debes preocuparte si los has consumido recientemente y no tienes ninguno de los siguientes síntomas.
– Fiebre alta, superior a los 38ºC.
– Dolores agudos e intensos.
– Escalofríos o síntomas gripales.
– Vómitos.
– Diarrea.
En ocasiones, la bacteria puede contraerse a través de otro tipo de alimentos manipulados por alguien que no se ha lavado las manos adecuadamente.
También si se ha estado cerca de animales de granja, especialmente de vacas y ovejas que están pariendo.
Algunas personas portan la bacteria pero no presentan síntomas. No es una bacteria letal pero sí puede afectar mucho a los jóvenes o a las personas de mayor edad.
Es lo que ha ocurrido en Australia, donde al menos tres personas han fallecido por la infección de este microbio en las últimas semanas.
El brote del melón
Además de los tres fallecidos, otras 15 personas mayores han resultado gravemente afectadas por esta bacteria cuyo origen parece estar en un productor de melón del estado de Nueva Gales del Sur (en la punta sureste del país).
Las autoridades advierten a niños, ancianos y embarazadas que eviten comer melón.
De hecho, el producto ya ha sido retirado de todos los supermercadosaustralianos para acabar con el brote, que se inició en enero de este año.
“Las personas vulnerables deben descartar cualquier melón comprado antes del 1 de marzo”, dijo Vicky Sheppeard, directora de enfermedades transmisibles de la autoridad de Salud de Nueva Gales del Sur.
Cómo evitarla
Para intentar reducir el riesgo de contagio de esta bacteria, el NHS hace algunas recomendaciones:
– Lávate las manos regularmente con agua y jabón.
– Lava las frutas y verduras siempre antes de comerlas.
-En caso de la comida precocinada, siempre lee la información de la etiquetasobre dónde y cómo conservarla para que se mantenga en buen estado.
-Asegúrate de que la comida que debe consumirse caliente está a la temperatura adecuada durante la ingesta.
Por último, el NHS advierte que no debe comerse comida pasada de fecha, aunque su apariencia y olor parezcan normales.
Cómo debes lavar las verduras y hortalizas
Son invisibles a nuestros ojos, pero cientos de bacterias, virus y otros microorganismos -además de residuos tóxicos y ciertos productos químicos- están en los alimentos que comemos a diario.
Y, en muchas ocasiones, estas sustancias pueden ser verdaderamente nocivas para la salud.
Muchas veces, el resultado es una intoxicación alimentaria: salmonella, estafilococos o E. coli son tan solo algunas de las bacterias más conocidas que nos causan este tipo de infecciones.
Pero ¿es posible evitar estas enfermedades lavando los alimentos? ¿Y cuál es la forma más adecuada de hacerlo?
Según los expertos, el riesgo de intoxicaciónsiempre está presente, y no es posible evitarlo al 100%. Pero ciertas rutinas de higiene alimentaria pueden ayudar a prevenirlo.
Para ello, no sólo debemos limpiar adecuadamente los productos y utensilios de cocina, así como nuestras propias manos, sino también los alimentos.
Lavar la lechuga
“Sumérgela en agua fría (después de separar las hojas) y déjala reposar hasta 20 minutos para que las partículas de tierra se suelten. Luego, extráela y enjuágala de nuevo”, dice Schneideman.
Las papas y champiñones
Según Rathouse, todas las verduras y hortalizas deben lavarse “muy, muy a fondo” en agua corriente, habiendo eliminado, en primer lugar, las raíces que tengan tierra o restos de arena.
Pero, para esta especialista, las únicas hortalizas que requieren de un remojo prolongado antes de lavarlas son las papas.
En el caso de los champiñones, su sugerencia es sumergirlos en un bol con agua antes de enjuagarlos en agua corriente y secarlos después con papel de cocina. “Si están un poco mojados, ponlos a fuego alto y el agua se evaporará. La seguridad es lo primero”, advierte.

Compartir
Artículo anteriorTemblor en E.U.
Artículo siguienteDesafiaron al tren