Por Martín Elías Robles

EN VÍSPERAS DE LAS ELECCIONES

Hoy me levanté positivo, resuelto a pasar un día agradable, así debería ser nuestra actitud todos los días del año, empezando por poner primero el pie derecho en el piso. Decía mi abuela Chayo que los problemas siempre tienen una solución, que lo único que no se puede resolver es la cita con la muerte, algo muy natural en los seres humanos que venimos a este mundo a nacer, desarrollarnos y morir. Dicen por ahí que la actitud metal positiva es la fuerza que nos lleva a los momentos más bonitos de la vida. Don Joan Manuel Serrat, este extraordinario compositor español en una de sus canciones canturrea: “Hoy puede ser un gran día plantéatelo así, aprovecharlo o que pase de largo depende en parte de ti. No consientas que se esfume, asómate y consume la vida a granel, hoy puede ser un gran día duro con él”. En fin, hay tantas cosas bellas y personas por las que uno debe estar feliz, que los momentos oscuros y difíciles debieran ser superados lo más pronto posible… LAS COSAS QUE UNO SE ENCUENTRA EN INTERNET. Por mera casualidad buscando unos videos en YouTube me encontré un video precioso, se trata de cuatros músicos que llegan a la puerta de una humilde casa en Cuba, donde sale una linda señora de raza negra entrada en años quien resulta cantar bellísimo, con una voz dulce que ya quisieran muchas de las estrellitas que hoy pululan en el espectáculo. La canción es “Lágrimas negras” del compositor Miguel Matamoros, un tema que fue escrito allá por 1924, pero que es precioso, actualizado por los músicos que con dos guitarras, una trompeta y un contrabajo dan ritmo y sabor al tema de bolero-son, aunque lo que impacta es la voz de la bella señora que lleva en su canto el amor, el sufrimiento y la alegría de todo un pueblo que sabe cantar en medio de sus desventuras. Hoy Cuba es un estado socialista con muchos problemas sociales y económicos que no obstante, se agranda en su cultura donde aflora el sentimiento y la creatividad de sus músicos, de sus cantantes, de sus pintores, escultores y escritores; artistas geniales y naturales que están alejados de la excesiva modernidad que en parte ha inhibido la sensibilidad humana por la llegada de las nuevas tecnología de comunicación que irónicamente en vez de unir se han vuelto una barrera para la relación íntima entre las personas… LA VOZ DEL PUEBLO ES LA VOZ DE DIOS… En el estanquillo de la esquina, doña Lucía la tendera platica apasionadamente de política con doña Jovita, mientras yo pacientemente espero que me despache. Si creen que los gasolinazos, los impuestos y la subida de gas ya se nos olvidaron, pues se equivocan, ahora va la nuestra, comenta con ademán enérgico doña Luci, a lo que Jovita agrega que en este país la corrupción es lo que nos está dando en la madre. Así, sin pelos en la lengua se expresa la madura mujer, que no obstante su apariencia sencilla y modesta, parece estar también muy bien informada de lo que se dice en las noticias locales y nacionales. El Meade me cae bien, se ve un hombre serio, preparado, pero lo malo es su partido, dice Luci. Del pelón Anaya ni hablemos, anticipa doña Jovita, siempre se la pasa tirándole a mi viejito. Apoco usted le va a Obrador, pregunta la tendera; pues claro, yo y medio México, se trata de que tengamos un país mejor, sin mentirosos y sinvergüenzas, además ya es hora de que cambiemos de rateros, refiere a carcajada abierta la clienta consentida del estanquillo. Y usted, qué opina don Martín, me pregunta con ojos inquisidores Luci; yo opino que quiero un kilo de huevo, medio de tortillas, una leche y una coca cola. Jajaja, se me olvidaba que usted sólo da su opinión en los periódicos y en el facebook; aquí en la tienda todo mundo habla lo que quiere, y créame, la conclusión a la que hemos llegado es que hace falta una buena sacudida para que el país cambie para bien, acuérdese don Martín que la voz del pueblo es la voz de Dios. Jovita añade: Fíjense que yo vi el debate, a la Margarita no le vi nada importante, el Bronco, es un viejo remilgoso y apapachable, al desabrido de Anaya lo vi sangrón, Meade, me cae bien, aunque le falta jicamo a sus mensajes, y mi López Obrador, ahí estaba tranquilo capeando el temporal. Oiga doña Jovita, usted que sí vio todo el debate, escuchó las propuestas de los candidatos, pregunté tajante. Las escuchó usted, porque lo único que yo oí fueron los ataques a López Obrador, me refirió más rápida que veloz la quisquillosa mujer. La verdad es que apenas me despachó doña Luci, y salí corriendo de la tienda para tomar mi desayuno y atender mis asuntos. Sin duda, sus comentarios son un reflejo de la opinión que buena parte de la ciudadanía tiene respecto a la situación del país, y el acontecer de estas elecciones 2018 que en su recta final se pondrán muy competidas.

Hasta pronto.
robleslaopinion@hotmail.com

Compartir
Artículo anteriorReflexiones
Artículo siguienteTren Interurbano en veremos