Martín Elías Robles

Nuestra realidad Azteca

Qué tal, amigo lector; hoy es sábado 26 de mayo, día de San Felipe, o Jelipe como solían decir en mi rancho. Seguramente Felipe Calderón estará de plácemes al lado de su Margarita, que por fin se olvidó de andar intentando gobernar México. Hablando de ex presidentes, me acordé de Vicente Fox el panista recalcitrante que se la ha pasado criticando al candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador, tachándolo de cuanta cosa se le ha ocurrido, como si el botudo de Guanajuato hubiera hecho un gran gobierno; todavía se recuerda cuando en campaña decía que llegando a la Presidencia se encargaría de meter a la cárcel a los corruptos, de sacar a las víboras y alimañas de Los Pinos, pues sí llegó, solo que en vez de meter a los políticos corruptos a la cárcel, el Chente acabó por unirse a ellos, con qué cara sale en redes sociales tratando de persuadir a la gente para que no vote por el de MORENA, después de que le falló a todo el pueblo mexicano… PRIMERA LLAMADA. Te lo digo Pedro para que lo entiendas Juan, parece insinuar doña Águeda Galicia Jiménez, al comentar que a 8 meses del nuevo gobierno no se ha notado el cambio, y lo que es peor, todavía no se han resuelto los problemas que el SUTSEM tiene con el Gobierno del Estado y que son cuestiones que no se han resuelto desde la administración anterior. Dice doña Águeda que las consideraciones que se han tenido con el gobierno poco a poco se han ido agotando al no ver respuesta alguna. Será que estamos en la antesala de un conflicto sindical con el Gobierno estatal, quién sabe, lo cierto es que la lideresa ya lanzó su primera llamada, así como en el teatro antes de empezar la función… NOTICIAS DEL CONGRESO LOCAL. En el Congreso del Estado de Nayarit ha sido emitida la convocatoria para la designación de fiscales especiales en Delitos Electorales y Combate a la Corrupción, las solicitudes de registro podrán presentarse del 16 al 20 y del 23 al 27 de julio. Una designación que será apegada al marco de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y del Estado de Nayarit. Así se trabaja en la Trigésima Segunda Legislatura del Congreso local. UN SEÑOR LLAMADO CORRUPCCIÓN. En México el poder político es omnipotente, algunos de los personajes que están en la cúspide, en los puestos de gran envergadura, se sienten casi como semidioses; ellos tienen en sus manos a un pueblo sometido, agachado, sumiso, que les guarda obediencia para no perder las migajas de pan, de piedad con la que 50 millones de almas medio sobreviven cada día. El poder político es un imán que atrae a su círculo apegos y contubernios con toda clase de personas y sociedades públicas y privadas; cientos de amarres, buenos y malos, legales e ilegales. Al paso de las épocas un señor llamado corrupción se ha adueñado de todo el sistema gubernamental, del nada límpido eje institucional donde finca su realeza la clase política. Es increíble que todo un pueblo vea, sin ver, las atrocidades de muchos de los que los gobiernan, hay un mutismo colectivo para no revelarse a las barbaridades de los traidores a la patria. El sistema político mexicano compuesto por partidos de diferentes colores, finalmente no es más que un grupo de células semejantes que se adhieren descaradamente a un mismo cuerpo, a un mismo objetivo, el poder por el poder. Ciertamente no existen las ideologías políticas; ahora son las conveniencias, las circunstancias y el momento lo que predomina en el entorno político que luego se vuelve legaloide en el marco electorero, bajo las reglas de un instituto avalador de lo “democrático” aunque la democracia en México todavía sea una mera utopía. Pero el poder político, los políticos quienes debieran ser refugio y la mano amiga para el pueblo que gobiernan, muchas veces se han vuelto en contra de la ciudadanía, de la misma Constitución y de los más elementales principios de humanidad; como la honestidad, la lealtad, y el respeto a los demás. Qué pena que seamos un país de leyes bien hechas y mal aplicadas para no castigar con justicia el abuso de confianza, el hurto. Digo, en el caso de los políticos rateros, porque a los pobres ya sebe usted, amigo lector, como les anda yendo si se roban un desodorante de algún centro comercial; claro que el delito es lo mismo si se roba un peso que un millón de dólares, pero con los malévolos funcionarios públicos, estos que roban sin piedad, es una vergüenza que no se les finquen responsabilidades serias cuando han saqueado todo un estado. En fin, en este pobre país, realmente están tan bien tejidas las redes políticas y corruptas, que para agarrar a un poderoso corrupto hay que transitar por caminos sinuosos en los que sabrá Dios si antes de pescar a un “pesado” delincuente primero no acaba en la cárcel el acusador. Hasta pronto.

Para comentarios mi correo robleslaopinion@hotmail.com