Por Martín Elías Robles

De aquí, allá y acullá

Qué tal, amigo lector; hoy es sábado 28 de julio, día de San Víctor. Con este onomástico me acordé del gran bolerista de México don Víctor Iturbe “El Pirulí” que allá por los años 80s tuvo una fama inusitada por su manera tan especial de cantar; sin conocerlo, me tocó vivir una experiencia respecto a él; resulta que por aquellos años yo iniciaba mi carrera de compositor, y un buen amigo que trabajaba con el cantante en una ocasión escuchó algunos de mis temas que le parecieron buenos para que el artista los interpretara, así que ni tardo ni perezoso me consiguió una cita con el Pirulí, misma que tendría lugar una vez que yo regresara de un concurso nacional de compositores que se celebraría en la ciudad de Tijuana Baja California. Mire usted como es la vida, venía en el tren rumbo a Tepic cuando me enteré que Víctor Iturbe había sido asesinado a la puerta de su casa, en su rancho de Puerto Vallarta. Quién dijo que la vida la tenemos comprada, un día estamos y al otro no… EL REFLEJO DE NUESTRO ANALFABETISMO. Qué allá en Veracruz un tráiler cargado de libros se volcó, y curiosamente nadie llegó para robarse nada. A nadie le interesó el cargamento que iba dirigido a una bodega de la Secretaría de Educación Pública. Aunque esto de la rapiña es un acto indebido, y no se debe festejar, la verdad es que hubiera sido bueno saber que algunos ciudadanos mostraron interés por hacerse de algunos libros para incrementar su conocimiento, cosa que evidentemente no ocurrió. Ah, pero no hubieran sido cajas de cerveza o refrescos porque el desfile de atracadores hubiera sido inmenso… LAS LUCES DE TEPIC. En las colonias de la capital nayarita tienen un problema con las luminarias, se prenden de día y se apagan de noche, y otras nunca se prenden, algo que tiene muy preocupada a la gente, pues los rateros no descansan y aprovechan las tinieblas para hacer de las suyas mientras en el Ayuntamiento de Tepic se la pasan de reunión en reunión tratando de componer el mundo sin arreglar nada. Ya de los baches ni hablamos, muchos ciudadanos quieren hacer cola en la tesorería municipal a ver si les pagan las llantas de sus autos que han sido destruidas por las pésimas calles que tenemos. Ahora la preocupación es que con estas lluvias que tapan las alcantarillas en mal estado, pudiera darse el caso de que algún parroquiano cayera en alguna de estas fosas y se lastimara de forma severa. En fin, así las cosas en la ciudad de Nervo… CON EL JESÚS EN LA BOCA. Muy temprano se levantaba mi abuela, poco antes de las cinco de la mañana para barrer su banqueta, lo mismo hacían muchas mujeres de su cuadra; era una costumbre pueblerina en el apacible Tepic de los años setentas. Aunque la mañana aún estuviera oscura no había miedo ni preocupación de nada. En el ambiente fresco y enigmático de la pequeña capital sólo se escuchaban los pasos de las alegres señoras, y el ladrido de los perros cuando se acercaban los caballos y las carretas que traían los señores que vendían la leche bronca, siempre haciendo un ruido muy singular a su paso por las calles empedradas. A veces curiosamente aparecía de algún lado un vecino trasnochado que se había amanecido en la parranda, quien pasaba muy saludador rumbo a su casa, seguramente con la preocupación del regaño de la madre o de la esposa acongojada; aunque ciertamente, más allá de alguna aventurilla romántica o la velada exagerada con los amigos, en la familia no había otra preocupación por la tardanza del muchacho, pues en aquel Tepic de antaño, fuera la hora que fuera, la seguridad estaba garantizada; entonces no había asaltantes, ni secuestradores, ni maleantes, ni violadores, no se veían matazones ni nada de lo que ahora lamentablemente nos enteramos todos los días. Era raro escuchar de algún asesinato, algo que se daba pero muy esporádicamente, vivíamos en una ciudad limpia y bella, creciente y afable. Qué tiempos; hoy Tepic se ha convertido en una ciudad de pesadilla donde la inseguridad tiene a la gente con el Jesús en la boca, y la lejana esperanza de que los actos delictivos pronto terminen… ¿ALGUIEN DIJO QUE SE NOS ESTÁ ACABANDO EL PETROLEO? Porque en Altamira Tamaulipas no piensan lo mismo, ahí en una escuela secundaria brotó petróleo, dicen que de una tubería muerta que pasa por el plantel; el incidente causó un escándalo que las autoridades y los técnicos de Pemex llegaron para apaciguar. Sellaron la tubería y todos regresaron a sus labores, aunque a los estudiantes no les quitaron la idea de que en México el petróleo sobra… NO HAY TRABAJO. El comercio informal que ha crecido en Tepic y todo Nayarit es la prueba fehaciente de que en el estado no se están generando suficientes empleos, lo que está mermando en la economía de muchos nayaritas; ha resultado falso aquello de que tener empresarios en el gobierno ayuda para los proyectos de crecimiento laboral y de progreso.

robleslaopinion@hotmail.com