Por: Martín Elías Robles

¡Ah que las hilachas!