No importa… Es tu sueño.

Tan solo mira a tu alrededor, observa a las personas que te rodean el día de hoy. Ellas, así como tú, también están librando una lucha interior. La gran mayoría todavía tiene sueños que perseguir, algunos desistieron de esos sueños en el camino, pensando que no podían lograrlos, o que eran demasiado grandes para sus capacidades y es por eso que algunos prefirieron no seguir intentando. En esta vida existimos muchísimos tipos de personas, pero existen algunos en especial que tienen una voluntad inquebrantable, y que continúan haciendo lo posible por llegar a esa meta que tanto anhelan. Esta columna está dedicada para esas personas que aun sueñan con un ideal, y aunque a veces pareciera que la meta se ve muy lejos, saben que todo acto realizado es un paso para llegar a esa meta. No importa que tanto te critiquen, no importa que tanto hablen mal de ti, ni interesa que te tachen de loco o que lo haces no tendrá ningún tipo de impacto, simplemente NO TE RINDAS, es tu sueño, tú eres el que va a vivir de lo que hace y sobre todo eres quien le dará el ejemplo a quienes más ama de lo que puede hacer, y hasta dónde puede llegar la voluntad. Hay personas que nacen en cuna de oro, y no está mal, pero muchas veces esas personas no sabrán el valor y el sabor de un taco ganado con el sudor de su frente, y que sabe mil veces más rico que cualquier platillo de gourmet que solo se pidió sin esfuerzo alguno. Te toparás con mucha gente que te pondrá piedras en el camino, como que si les diera coraje que intentas salir adelante, pero no importa, después agradecerás que esas personas hayan tenido esa función, pues te demostrarás a ti mismo que son los obstáculos los que te hicieron crecer. Hace un tiempo, en una de mis crisis (mi siguiente columna será sobre las crisis), yo hacía responsable a los demás de mi miseria, me enojaba porque los demás no me ayudaban, ni se compadecían de mí; ¡cómo era posible que no tuvieran corazón para hacerme mi vida fácil y sin preocupaciones! Ese era mi grado de irresponsabilidad sobre mí actuar, mira que cabrón salí, haciendo responsable a los demás de algo de lo que no tenían nada que ver, ellos no me habían puesto en esa miseria. Busque mucho, toque muchas puertas, regalé mucho trabajo, invertí en otros, pero agradezco infinitamente que no me hayan solucionado por arte de magia mis problemas, ya que al no encontrar la respuesta esperada, tuve que desarrollar otras habilidades que no sabía que tenía, pero que ahora agradezco tenerlas y todo fue gracias al rechazo. Hay gente allá afuera solo estirando la mano esperando a que llegue un salvador y que por arte de magia les haga el “milagrito” de sacarlos de una miseria, sin poner el mas mínimo grado de esfuerzo, empobreciéndose. Familia y amigos hablarán mal de ti, te sugiero que no intentes darles gusto, aunque el apego a algunos familiares es bueno, en muchas ocasiones también suele ser un obstáculo, ya que la gente te quiere ver bien, pero no mejor que ellos. Amigos que creías muy cercanos, posiblemente te traicionen, como recomendación, te sugiero que vivas sin esperar absolutamente nada de nadie, actúa como si todo depende estrictamente de ti, y de tus habilidades, porque esa es la verdad, depende de ti, a los demás no les va a importar más tus problemas que a ti, entonces, trabaja, esfuérzate. Gente valiosa llegará en su debido momento, no te desesperes si no llegan cuando tú lo exiges, todo tiene un momento. Vas a sentir que te vuelves loco, dudarás mucho de tus habilidades, creerás que estás haciendo las cosas mal, y lo peor, llegará un momento en que vas a querer rendirte, pero no lo hagas, SIGUE. Obviamente habrá gente que se sienta mucho más experta que tú, y que jamás ha hecho lo que tú haces, ESCUCHA a los que te inspiran a seguir adelante, y aunque a veces tengas comportamientos contrarios a las sugerencias que te dan para pulirte como persona, haz lo posible por seguir esos consejos, los consejos de gente que ya pasó por situaciones similares a las tuyas, y que hoy son grandes expertos en la materia, ya que ellos no te hablan desde una opinión visceral, te hablan desde la experiencia, y sabes, lo mejor de todo es que los buenos consejos los puedes identificar cuando estos te empujan a crecer y pulirte; las opiniones de los demás solo sirven para que desistas, eh ahí la gran diferencia. Si eres creyente, no te aferres a Dios, no pretendas que Dios ponga más que tú, pídele a Dios solamente que te ayude a seguir, y tu haz el resto, no le des toda tu responsabilidad a él. Si no eres creyente, confía en ti mismo, si puedes, pero no olvides ESCUCHAR, no te desesperes, pero sigue siendo tú, no importa cuánto cambies, sigue tu sueño. Ya por último, te puedo asegurar que la verdadera riqueza no es el dinero, sino el darte cuenta de todo lo que puedes hacer, y todas las amistades que puedes lograr.

Compartir
Artículo anteriorTrinchera Universitaria
Artículo siguienteCafé Virtual