por Sergio Rodríguez Bonilla

No te Extraño

No te sigas creyendo alguien importante en mi vida, ya no te extraño. No extraño para nada tu mirada, ni la forma en como me observabas, no creas que me hace falta sentir como era derretirme por la fijación de tus ojos, ni el sentirme nervioso por sentirme aniquilado en la forma en como tu mirada recorría mi ser. No extraño para nada esa forma en como decías mi nombre, no te extraño. No me hace nada de falta el sentir una dulce brisa en mis tímpanos por cada vez que deletreabas mi nombre, no extraño para nada que esas sensaciones llegaran a mi pecho y que me hicieran explotar en un mundo de sensaciones. No amor mío, no te extraño. No extraño el tono de tu voz, ni lo suave de tus manos, no extraño ni el másmínimo detalle de tu piel, ni extraño contar tus lunares, ¡No me hace falta ni un maldito beso de tus labios! ¡No te extraño! Que te quede bien claro mi amor, que no me hace falta morirme y revivir cada vez que tu aliento recorría mi ser, ni sentir el aire caliente que salía de tu boca y que abrazaba mi cuello. No te busco en canciones, ni me proyecto en películas intentando entender por qué esto terminó. No amor, no te des el lujo de decir que pienso en ti, porque no es cierto, no seas una mentirosa como siempre. Tú, que tanto decías que me amabas, que decías que esto duraría para siempre, no amor, ya nadie cree tus mentiras, así que no te esfuerces en creer que pienso en ti, porque no es así. No te pienso en las mañanas al despertar, ni me pongo nostálgico al caer el sol, no te busco en cada atardecer, ni en los lugares que solíamos recorrer. ¡No te des lujos que no son tuyos! Porque no te extraño. No extraño para nada el color de tu piel, y mucho menos oler el aroma fresco de tu cabello, no me hace falta para nada el que digas hermosamente suave mi nombre, mi nombre que sonaba tan distinto en tu voz. No amor, no extraño que me digas que me amas, ni extraño para nada tus brazos. ¿Aquién le podría hacer falta sentirse protegido en esas manos de porcelana? A nadie, a nadie le hace falta y mucho menos a mí. No me hace falta morir en cada beso, no me hace falta revivir en cada abrazo, no extraño nada de eso mi amor. No extraño pronunciar tu nombre, ni llamarte por las noches, no me hace falta ni verte caminar de forma seductora, ni ver como se mueven tus caderas, no me hace falta y ni extraño que me robes el aliento. No extraño para nada que mi piel se fundiera con la tuya, ni el sonar de tus pasos. No extrañaréjamás cuando eras mía, y el sonar de tus jadeos. ¡No! No existe ese dolor en mí, no existen esas ganas locas de regresar corriendo hacia ti y que me digas que todo estará bien. No extraño verte vestida de rojo, aunque siempre te dije que era el color que mejor te quedaba; no extraño que tu labial combine con tu ropa, y mucho menos me haría falta cargar tu bolsa. No extraño volver a arreglarme para ti, y que me digas lo bien que me veo, ya no hace falta, no lo necesito, no extraño tu rara forma de amar. Vete de una maldita vez, que aquí a nadie le haces falta, que aunque haya sido hace mucho tiempo que te fuiste, jamás doliste como la primera vez. No extraño verte hermosa, ni tu ridículo corte de cabello, ni ver el sol brillar en tu mirada. No maldita sea, no te necesito, lárgate porque eso siempre quisiste. No me hacen falta tus regaños, ni deseo que vuelvan tus ganas de motivarme a salir adelante. No quiero jamás en mi vida volver a recordar lo que era perderme tu risa, ni me hace falta saber que sonreías por mí. No te extraño, no extraño nada, absolutamente nada de ti. Ni los cambios que tuve por ti, ni el crecer como persona para ti. No amor, ya no quiero sentir todo lo que nos amamos, ¿a quién le podría interesar sentirse amado? No extraño que estés en mis fechas importantes, no me interesa que sepas lo predecible que soy verte, no extraño en absoluto lo nervioso que me ponía por verte, por buscarte, ni la primera vez que te hablé. No te extraño a ti, solo extraño… Todo lo que me hacías sentir; pero no, no te extraño.

Sígueme en Facebook como:
Sergio Rodríguez Bonilla
Psicólogo/Psicoanalista
Citas al 2 12 51 18