*Confirma Derechos Humanos que el CERESO de Tepic es de los peores y más peligrosos del país
Por: Mildra Benítez Robledo
Tepic, Nayarit; Miércoles 14 de Febrero de 2018.- Ante el reportaje que aparece en una televisora
de nivel nacional, sobre la corrupción que impera en dentro del penal Venustiano Carranza ,
ubicado en el municipio de Tepic, Nayarit, mismo que fue catalogado como el peor del país, el
titular de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH), comentó que lo expuesto por el
medio de comunicación es lo mismo que han venido señalando desde hace tiempo atrás.
El CERESO, comentó que hay una sobrepoblación que existe que conlleva a la vulneración de
diversos derechos humanos, que ha traído como consecuencia que no se cumpla con el objetivo
que es la reinserción a la sociedad del preso, que cuando es liberado, regresa nuevamente a
delinquir, puesto que no se llevan actividades culturales, educativas, capacitación laboral, ni
tampoco se presta atención médica ni psicológica, para atender a quienes lo requieran.

Las deficiencias que existen son muchas, una de estas es que ni si quiera existe un separación
entre procesos y sentenciados, mucho menos la clasificación de acuerdo a perfiles criminológicos,
pues conviven delincuentes de diferentes rangos de peligrosidad, lo que ha generado un
autogobierno que afecta la vida interna de la cárcel y que está integrada por un grupo de reos
denominados “bastoneros” que hasta imponen cobros por tener una estancia o un negocio en
este sitio de internación,
Pese a que se han emitido diversas recomendaciones al respecto, solo se les ha mencionado que
ya existe un expediente técnico como gestiones para la construcción de una Centro de
Readaptación Social, pero no se ha conseguido el recurso, para llevarlo a cabo, por lo que han
sugerido que se vean otras alternativas como hacer una mezcla de recursos públicos y privados.
Mientras no se haga nada al respecto, indicó que hay un riesgo latente no solo dentro de la
penitenciaria, sino también al exterior, pues se encuentra densamente poblada, es por eso la
necesidad de que se tenga un monitoreo permanente, así como también se refuerce la seguridad,
pues aclaró que no se puede dejar en manos de los mismos internos la imposición de sanciones,
disciplina o en su caso castigos, concluyó, Huicot Rivas Álvarez.