* Por la matanza en escuela de Florida

POR LA REDACCIÓN

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El joven de 19 años, Nikolas Cruz, autor del tiroteo en la escuela Marjory Stoneman Douglas de Parkland, Florida, el pasado 14 de febrero, recibió este miércoles la acusación formal de 17 asesinatos premeditados en primer grado y de 17 intentos de asesinato en primer grado.
El gran jurado realizó este día la audiencia en la Corte del Condado de Broward en Fort Lauderdale a puerta cerrada, de acuerdo con información de agencias.
A la cita asistieron más de 10 testigos, entre ellos, varios sobrevivientes de la masacre que testificaron ante el gran jurado, así como el médico forense del condado de Broward, Craig Mallak, quien certificó la causa de la muerte de todas las víctimas.
También acudió la conductora del servicio Uber que aquel miércoles 14 llevó a Cruz hasta la escuela -de donde fue expulsado el año pasado- y a la que llegó con un bolso de lona negro y una mochila donde guardó el arma homicida y varios cargadores.
En la audiencia también estuvo el venezolano Anthony Borges, de 15 años, quien recibió cinco heridas de bala en el plantel y el martes pasado demandó al sistema escolar del condado de Broward, al que pertenece Parkland, por no prevenir el ataque. El adolescente busca una indemnización económica para pagar el costo de su recuperación.
Además, acudió el matrimonio de James y Kimberly Snead, padres de un amigo de Nikolas, a quien albergaron, luego de la muerte de su madre en noviembre del año pasado. El joven estuvo con ellos tres meses antes del tiroteo. Según su abogado, Jim Lewis, ellos “aún no saben por qué sucedió esto… No vieron venir esto. Están destrozados”.