*El gobernador no le soltará dinero a la UAN hasta que el rector limpie las nóminas de aviadores
TRINCHERA UNIVERSITARIA

GOBERNADOR ECHEVARRÍA DECIDIDO A SANEAR LA UAN
Por Roberto González Bernal
Va mi reconocimiento público al gobernador Echevarría por su indeclinable decisión de
sanear la Universidad Autónoma de Nayarit. Ahora sí, tal parece que será el primer
gobernador en toda la historia universitaria que demostrará que las cosas en la UAN
tienen que funcionar bien, caiga quien caiga. Al igual que la Secretaría de Educación
Pública, el gobernador Echevarría solamente apoyará a la Universidad si las autoridades
universitarias y la mafia interna demuestran que van a limpiar la institución.
Y es que las mafias internas, acostumbradas a traficar con el presupuesto
universitario inflando las nóminas sin requisitos académicos algunos o simple y
sencillamente por pagos de facturas o campañas políticas, siempre apostaban a que los
rescataría el gobierno y de todas maneras seguirían haciendo de las suyas. Pero ahora,
con la postura de la SEP y la reciente aplaudida postura del Gobernador Echevarría
idéntica a la de la autoridad federal, tal parece que a las mafias se les acabó la “gallina de
los huevos de oro” y van a tener que hacer, obligadamente, ajustes internos que
seguramente apuntan a las mutilaciones de algunas prestaciones en los contratos
colectivos de trabajo.
Desde hace tiempo siempre se quedaban sin dinero para pagos de prestaciones
decembrinas. De hecho, hasta al padre el ahora Gobernador Echevarría les dijo que la
UAN era un barril sin fondo, frase nuevamente repetida por el joven gobernador quien, a
diferencia del padre, no les dará un cheque en blanco a las mafias internas. Antes, Toño
Echevarría padre, les apoyó con todo para salir del pozo, solamente les decía que
transparentaran el ejercicio del presupuesto. Nunca lo hicieron.
Las cosas cambiaron y, producto de ese despilfarro del presupuesto, ya sea
saqueado o desviado, los universitarios estamos sufriendo las consecuencias de tan
malas y corruptas administraciones rectorales quienes, acostumbradas a estar protegidos
con la sacrosanta autonomía universitaria, se chingaron en la UAN y las consecuencias
ahí están: trabajadores que no recibimos nuestros salarios y prestaciones y miles y miles
de alumnos que pueden ser perjudicados por esas mafias universitarias.

Los pagos de diciembre se harán nuevamente con presupuesto del 2018. Van a
tener que cubrir el crédito que pidieron pero que no les ajustó para pagar. Ya hicieron otro
boquete financiero para el año que entra. De nuestra parte, seguramente que vamos a
interponer algunas demandas laborales por la falta de pago y algunas denuncias de
hechos ante las autoridades competentes para que se investigue la probable realización
de delitos ante la evidente falta de recursos para los pagos correspondientes a pesar de
que el presupuesto universitario es entregado a las autoridades universitarias. Y yo
espero que contemos con el apoyo del gobernador Echevarría para que se de esa
investigación y que se sancionen los responsables de los posibles actos de corrupción
que las autoridades van a tener que determinar.
Ya no es posible tolerar ese tipo de decisiones de las autoridades universitarias,
que cuentan con la complacencia de las mafias por supuesto, dado que van en el mismo
barco. Y no es posible soportarlas porque hacen como si nada pasa, sólo nos dicen: no
tengo dinero para pagarles y, tranquilamente, no pase nada simple y sencillamente
porque los liderazgos de los mal llamados sectores (mafias universitarias) son
precisamente los causantes del desfalco financiero. Por eso cada elección rectoral
quieren un rector a modo. Y lo peor es que los trabajadores ya nos estamos
acostumbrando a que nos pisoteen, al grado de decir: “No importa que nos paguen hasta
enero, pero que nos paguen”.
Ante ese tipo de situaciones cobra relevancia la posición del gobernador quien,
hasta ahora, tal parece es el único que se fajará los pantalones para poner orden. Ya
señaló que no apoyará una nómina que está llena de aviadores. Esas, por supuesto, son
declaraciones que se escuchan como melodiosas notas celestiales para los mortales
universitarios que si devengan su sueldo y que no tenemos privilegios de ninguna
naturaleza. Y es que antes, los gobernadores, en lugar de combatir la corrupción siempre
nos señalaban: “somos respetuosos de la autonomía universitaria” o también nos decían
“los problemas de los universitarios que los resuelvan los universitarios”, como si el dinero
público destinado a la educación lo ponen los universitarios. Claro que no, aquí no hay
autonomía, el dinero es del pueblo y, por tanto, las instituciones y autoridades federales
encargadas del buen manejo del dinero público tienen toda la facultad legal para revisar
que ese dinero se use bien y no se dilapide ni despilfarre, ni mucho menos se los roben.
Por estas razones va mi reconocimiento público al gobernador Echevarría en ese tema de
la Universidad Autónoma de Nayarit.
PD. Nacho Peña fue el causante de que la pasada Navidad haya sido amarga para
muchas familias. Desde el inicio de su gestión, incluso desde antes, sabia del desfalco
financiero y ha mostrado plena incapacidad para resolverlo. Yo le pregunto a mis
estimados universitarios ¿Hay alguna razón para seguir manteniendo un rector
incompetente y que, por esa causa los trabajadores universitarios, activos y jubilados,
estemos padeciendo severos problemas económicos? Nacho, si no puedes renuncia.