* La decisión se dio al final de una jornada de alta tensión

Por La Redacción

CIUDAD DE MEXICO (proceso.com.mx).- Tras la incertidumbre sobre la posible liberación del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, Carlos Thompson Flores, presidente del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región determinó que el polìtico brasileño debe cumplir con la sentencia.
La decisión se dio al final de una jornada de alta tensión, con manifestantes a favor de Lula en calles de las principales ciudades del país sudamericano.
La jornada inició con la decisión del magistrado Rogerio Favreto, juez en turno del tribunal de apelaciones de Porto Alegre, de aceptar un pedido de “habeas corpus” presentado por diputados del opositor Partido de los Trabajadores (PT).
Cuando Lula hacía exámenes físicos para dejar el lugar de detención, a las 19:30 hora local (22:30 GMT), la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba (sur), llegó un fallo de Thompson Flores quitándole el caso a Favreto y colocándolo en manos del juez de segunda instancia a cargo de la causa “Lava Jato”, Joao Gebran Neto.
Fue un agitado domingo en el Poder Judicial de Brasil, en que el juez Sergio Moro, a cargo de la operación “Lava Jato”, dijo desde Portugal, donde está de vacaciones, desconocer el “habeas corpus” de Favreto.
Moro acusó a Favreto de “incompetente” para intervenir en el caso.
Entró entonces en escena el magistrado de segunda instancia, Gebran Neto, quien pese a no estar de turno anuló la decisión de Favreto.
En la ciudad de Curitiba, miles de personas entonaban frente a la sede policial donde está detenido Lula da Silva “¡Lula libre, Lula inocente, Lula presidente!”.
Lula da Silva fue condenado el año pasado por el juez Moro a 9 años y medio de prisión por recibir supuestamente un apartamento en la costa del estado de Sao Paulo de parte de la constructora OAS, en el marco del escándalo “Lava Jato”.