El presidente de Francia, Emmanuel Macron, inicia una visita de Estado en la que tendrá dos días de reuniones con Donald Trump

WASHINGTON.

El presidente francés, Emmanuel Macron, aterrizó este lunes en Estados Unidos (EU) para iniciar una visita de Estado en la que mantendrá dos días de contactos con su homólogo estadounidense, Donald Trump, y dará un discurso ante el Congreso.

Macron es el primer presidente homenajeado con una visita y cena de Estado en los 15 meses que lleva Trump en el poder, y se espera que en sus contactos hablen sobre los planes estadounidenses respecto al acuerdo nuclear con Irán, la situación en Siria, y la relación comercial entre EU y la Unión Europea (UE).

ste es un gran honor y una visita de Estado muy importante, dado el contexto actual”, dijo Macron a los periodistas al aterrizar en la base aérea de Andrews, en las afueras de Washington, poco después de las 13:00 hora local (17.00 GMT).

Tendremos la oportunidad de conversar sobre varios temas bilaterales, como la seguridad, el comercio y muchos temas multilaterales que son muy importantes más allá de nuestras fronteras”, explicó Macron en inglés, quien después añadió en francés que hablaría también con Trump sobre “el medio ambiente”.

Macron viaja acompañado de su esposa, Brigitte, y ambos tienen previsto cenar hoy junto con Trump y su mujer, Melania, en la histórica residencia del primer presidente estadounidense, George Washington, conocida como Mount Vernon y ubicada en Virginia, a las afueras de Washington.

EL martes, Macron mantendrá una reunión bilateral y una conferencia de prensa con Trump, seguida de una visita al Departamento de Estado y una cena de Estado esa misma noche; y el miércoles el presidente francés dará un discurso ante el Congreso.

Esta será una visita de Estado muy productiva y positiva para ambos países”, dijo hoy la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, en una conferencia de prensa diaria.

Los dos líderes tienen un gran respeto mutuo, una gran amistad”, que les permite tener conversaciones “francas”, agregó.

Trump es el primer presidente estadounidense en décadas que no acogió una visita de Estado en su primer año en el poder, y su elección de Macron ilustra la relación pragmática que ha mantenido con ese líder europeo.

En julio pasado, Trump y Macron escenificaron una gran complicidad durante el desfile militar de la Fiesta Nacional francesa en París, y ambos también se reunieron en las cumbres del G7, el G20 y la Asamblea General de la ONU en septiembre.

Pero los dos presidentes han chocado por la decisión de Trump de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París sobre cambio climático, y ahora afrontan un nuevo tema delicado, con el ultimátum de Trump para que Europa negocie con él antes de mediados de mayo un anexo al acuerdo nuclear con Irán que corrija sus “defectos”.

rump y el presidente francés de 40 años comenzaron un acercamiento diplomático hace un año en Bélgica con un fuerte apretón de manos. Mientras otros líderes europeos se han mantenido a cierta distancia de Trump, Macron ha trabajado arduamente para permanecer cerca del presidente de Estados Unidos y los dos líderes hablan frecuentemente por teléfono.

Macron también quiere persuadir a Trump para que excluya a las naciones europeas de unos aranceles impuestos al acero que forman parte del plan del presidente estadounidense para reducir un déficit comercial crónico con países de todo el mundo, principalmente con China.

Su visita a Estados Unidos se produce en un momento de creciente alarma en Europa por el efecto dominó que tendrían las sanciones de Estados Unidos sobre Rusia para sus propias industrias manufactureras.