* El partido sigue secuestrado, dice Toño Carrillo.

Por Homobono Pérez Pereyda
Tepic, Nayarit; Jueves 22 de Febrero de 2018.- El secretario general de la sección 20 del SNTE, Antonio Carrillo Ramos, reconoció que hay malestar en la corriente priísta de esta organización por la marginación que se hizo de uno de sus cuadros más importantes: Gerardo Montenegro Ibarra, en sus aspiraciones por ser candidato al senado de la República.
“Para nosotros es un compañero que desde luego como corriente política, no lo digo como dirigente sindical, como corriente política se merecía el espacio, como se lo merecen muchas mujeres y hombres, sin embargo las cosas ahí están”, expresó.
Añadió que la corriente priista de la sección 20 del SNTE continuará trabajando “tanto en la parte institucional como en ese derecho que tenemos de reagruparnos, de buscar espacios de poder, por la vía que uno considere adecuada”.
A decir de Carrillo Ramos la actual dirigencia estatal del PRI ha caído en la misma práctica que le criticó a quienes dirigieron los destinos de ese partido durante el pasado gobierno de Roberto Sandoval Castañeda.
“Lo que si critico es que quienes hoy tienen al partido en algún tiempo criticaron a quienes lo mantenían secuestrado como una condición no de oportunidades sino de poder resolver los intereses particulares de un grupo y me refiero al gobierno anterior que no permitió la inclusión y hoy cojean de la misma pata”, subrayó.
Señaló que con esa misma actitud de secuestro, los actuales dirigentes del PRI “metieron a cuadros que se merecen todo mi respeto pero que sin lugar a dudas de nueva cuenta se presenta una condición donde no es tan transparente la asignación”.
“No es tan democrática, no es tan incluyente, y creo que la repercusión la van a tener en el proceso electoral, pero bueno, ahí están ellos, ellos tienen el compromiso de salir adelante, les deseo mucho éxito, a nadie les deseo mal, ojalá y que les vaya bien”, apuntó.

Compartir
Artículo anteriorMujeres forzadas al narco
Artículo siguienteEnero violento