*Estudiante del quinto semestre de preparatoria detenido por policías

POR LA REDACCIÓN ,
CIUDAD DE MÉXICO (apro).-
La declaración de Marco Antonio Sánchez Flores sobre lo que sucedió después del incidente que tuvo con elementos de la policía capitalina y tras el cual, ahora se sabe, deambuló por los municipios mexiquenses de Tlalnepantla y Melchor Ocampo durante cinco días, tendrá que esperar, pues su estado de salud mental no es el mejor para que de una vez por todas se despejen las dudas que permean en dicho caso.
Y es que según el parte médico que se le practicó en el Hospital Psiquiátrico Infantil Doctor Juan N, Navarro, el estudiante de la Preparatoria 8 de la UNAM presenta un cuadro de delirium mixto secundario, que debe ser atendido de manera integral.
Esta afectación se traduce en fluctuaciones en el estado de alerta, momentos de irritabilidad y violencia, con cuadros de soliloquios que se caracterizan por el uso de un discurso y lenguaje desorganizado.
El diagnóstico médico sorprendió a amigos y familiares, pues antes de su desaparición el muchacho no presentaba ninguna alteración psíquica o física. Por tal razón, su padre exigió ayer a las autoridades capitalinas que le devuelvan bien a su hijo. “Sano se lo llevaron, sano lo queremos”, corearon las personas que caminaron del Ángel de la Independencia al “Antimonumento”, sobre Paseo de la Reforma.
De acuerdo con la familia, el estudiante del quinto semestre de preparatoria no tiene antecedentes quirúrgicos, traumáticos, transfusionales, infecciosas, alérgicos o de toxicomanía, y hasta antes de su desaparición tenía un adecuado desarrollo escolar, familiar y social.
Marco Antonio fue encontrado la tarde noche del domingo último en malas condiciones higiénicas, con contusiones múltiples en cara y extremidades, así como con discurso verbal desorganizado, soliloquios e irritabilidad.
Incluso, en la valoración médica quedó asentado que aparenta una edad mayor a los 17 años. “Presenta indumentaria sucia y mal acomodada, con olor fétido”, se lee en el parte clínico.
Asimismo, los médicos señalaron que presentaba mucosas deshidratadas, con costras hemáticas en labio superior, con moretones en el párpado superior izquierdo, campos pulmonares bien ventilados, abdomen plano, blando y depresible, así como esguince en tobillo derecho.