* Demandan soluciones y atención, no formar parte de un registro

Por Gloria Leticia Díaz
CIUDAD DE MEXICO (apro).- El presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, destacó que el país tiene una deuda con las víctimas de la violencia y la impunidad, quienes demandan soluciones y atención, no formar parte de un registro.
Durante la presentación de la campaña “Con violencia no hay libertad de expresión”, en la que recordó que desde 2000 hay un registro de 138 periodistas asesinados y 21 desaparecidos, González Pérez advirtió que la renovación de los poderes Ejecutivo y Legislativo, a nivel federal y en algunos estados, “es una oportunidad para la revisión y replanteamiento de la política pública en materia de seguridad y justicia, porque también se inscribe en ello esta violencia contra los periodistas”.
González Pérez destacó que, en el caso de los periodistas, “este incremento alarmante de homicidios y desapariciones es un reflejo de lo que está pasando en el país”, violencia que se ha ido extendiendo a todas las regiones del país ante “el caldo de cultivo que significa la impunidad”.
Luego agregó que “México atraviesa una crisis de violencia e inseguridad y que hay también una cultura muy crítica, materia de derechos humanos, en particular, de la libertad de expresión”.
En el contexto del arranque de los Foros de Pacificación y Reconciliación Nacional, organizados por el equipo del ahora presidente electo Andrés Manuel López Obrador, el ombudsman nacional puntualizó que la renovación es indispensable “bajo una visión integral, que atienda no sólo las manifestaciones más evidentes de la inseguridad y violencia, sino también las causas estructurales de tales fenómenos”, entre ellas la violencia contra los comunicadores.