• Se trata de Edgar “N” presunto autor intelectual del robo

México; miércoles 6 de Noviembre del 2019/agencias.- Tres meses después del atraco fue detenido el presunto autor intelectual del robo a una sucursal de la Casa de Moneda, en Paseo de la Reforma.
La Secretaría de Seguridad Pública aprehendió a Edgar “N” tras un operativo en la alcaldía de Iztapalapa, luego que junto otro hombre irrumpieron, en agosto pasado, en la tienda para llevarse mil centenarios y relojes conmemorativos con un valor de 50 millones de pesos.
Edgar “N”, de 26 años, es líder de una célula delictiva dedicada al robo de casa de empeños y su modus operandi consiste en vigilar a los diversos establecimientos previamente para trazar rutas de llegada, planear tiempos de traslado, rutas de escape y puntos de reunión, todo para evadir las videocámaras o los cercos de vigilancia.
Los trabajos de inteligencia refieren que planeaba robar, el 14 de octubre, la casa de empeño de Monte de Piedad ubicada en calzada Ermita, en Iztapalapa.
Su zona de movilidad abarcaba Iztapalapa, pero tras ser identificado por la prensa como responsable del atraco a la Casa de la Moneda, huyó a Yautepec, Morelos, para luego regresar a Chalco y Coacalco, Estado de México.
Edgar “N” cuenta con al menos dos proceso penales, ambos en el 2019, por el delito de robo con violencia.
El 6 de agosto, Edgar y su cómplices, vestidos de traje, llegaron hasta el local ubicado en Paseo de la Reforma 295 y Río Sena a bordo de motocicletas, rápidamente le quitaron su arma al único vigilante de la tienda y sometieron a empleados del lugar, luego se apoderaron de mil 567 centenarios y salieron del lugar sin llamar la atención. Un tercer hombre los esperaba afuera; el monto extraoficial del botín es de 50 millones de pesos.
El vigilante de la sucursal dio a conocer inicialmente que fueron dos sujetos quienes ingresaron al local, uno de ellos le quitó su pistola, mientras que el otro se fue directo a la bóveda, no perdieron el tiempo en saquear las vitrinas, que estaban abiertas, de ahí empezaron a tomar monedas y relojes conmemorativos, las cuales metieron en una mochila.