Por Jenaro Villamil
CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).- La inmobiliaria Abilia, propiedad de la empresaria María Asunción Aramburuzabala, se anotó un triunfo en el litigio que lleva en los tribunales en contra del personal de Protección Civil del gobierno capitalino que en 2015 clausuró la obra de la calle Rubén Darío 225, en la colonia Polanco: logró que comparezca el exconductor de El Noticiero de Televisa Joaquín López Dóriga. En otro de los juicios emprendidos por los abogados de la afectada –en el que lo acusaban de extorsión–, López Dóriga la libró, pero esta vez tendrá que comparecer. Es un precedente sin parangón, dicen los defensores de Aramburuzabala.
El martes 20 de junio el conductor Joaquín López Dóriga deberá presentarse en calidad de “testigo” ante la Fiscalía para la Investigación de los Delitos Cometidos por Servidores Públicos de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México para rendir su declaración en la demanda que interpuso la inmobiliaria Abilia, propiedad de la empresaria María Asunción Aramburuzabala, en contra del personal de la Secretaría de Protección capitalina por haber clausurado la obra de la calle Rubén Darío 225, en 2015.
Será la primera vez que el exconductor de El Noticiero –el antiguo espacio informativo estelar de Televisa– acuda a las oficinas de la procuraduría capitalina para declarar, junto con otros vecinos del inmueble de la calle Rubén Darío 223 –aledaño a la obra–, en la larga batalla en tribunales que la empresaria Aramburuzabala emprendió en contra de él, de su esposa Teresa Adriana Pérez Romo, así como de otros representantes vecinales y del abogado Mario Alberto Pocoroba por presunto intento de extorsión.v

DEJA UNA RESPUESTA