Por Gloria Leticia Díaz

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La representación en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) condenó el asesinato del periodista de Tabasco, Carlos Huerta Martínez, registrado ayer martes 15, y destacó que es el cuarto comunicador sacrificado en lo que va del año, en tanto que desde el 21 de enero permanece desaparecido uno más: Agustín Silva.
En un comunicado, recordó que mientras en diversos estados de la República se exigía justicia por el homicidio del periodista sinaloense Javier Valdez Cárdenas, en Tabasco, Huerta Martínez era ejecutado mientras salía de su domicilio.
Para el representante de la oficina de la ONU, Jan Jarab, “es fundamental que en la investigación del asesinato del señor Huerta, se determine la autoría material e intelectual”.
Al expresar sus condolencias a la familia del periodista, puntualizó que en la indagatoria “se debe priorizar la línea de investigación que considere la labor periodística y tomar en cuenta también el contexto del actual proceso electoral”.
Jarab llamó a las autoridades competentes “a adoptar todas las medidas necesarias para garantizar la protección de la familia y de los colegas del periodista”, quien contaba con una amplia trayectoria particularmente en programas de radio, donde “se hacía un análisis político de gran influencia en el estado de Tabasco”.