* Fundó empresas que han obtenido importantes contratos de su partido

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso). Amigo, colaborador y beneficiario de Enrique Peña Nieto desde hace 12 años, Luis Vega Aguilar ha sido una pieza clave del grupo del mandatario para controlar las finanzas del PRI desde 2011, por lo que ya se le requirió información en la investigación que realiza el Instituto Nacional Electoral –por una denuncia del PAN– sobre el presunto desvío de recursos públicos de Chihuahua para financiar campañas priistas en 2016.
Vega Aguilar nació en Baja California pero vive en Culiacán, Sinaloa. Aparece en el directorio del Comité Ejecutivo Nacional del PRI como responsable de la Secretaría de Finanzas y Administración, puesto que ocupa hace siete años por encargo directo de Peña Nieto desde antes de que éste asumiera la Presidencia.
La misma función realizó en el Estado de México, cuando Peña Nieto era gobernador, y desde entonces hizo negocios con el PRI al otorgar contratos a varias empresas que él fundó, a través de las cuales ha ganado 23 millones de pesos.
Egresado del ITAM, Vega Aguilar ha creado en 12 años 10 empresas dedicadas a la organización de eventos, difusión en medios impresos y electrónicos y también a la producción de bebidas alcohólicas.
La primera fue Nuevas Expresiones S.A. de C.V., que creó el 12 de marzo de 2004 en el municipio de Metepec, con el objeto social principal de organizar eventos sociales, musicales y culturales, así como la maquila y venta de playeras, camisas, bufandas, encendedores y chamarras, así como la compra de material y aparatos de casa y oficina.
Dos años después formó las empresas Onthe Air y TheMysticGang, encargadas de organizar eventos y proporcionar aparatos de sonido y luces. Posteriormente extendió su negocio a la producción de tequila y mezcal.
A la par de estos negocios, como secretario de Finanzas del PRI ha sido responsable de manejar los recursos del partido para las elecciones que se han realizado desde 2011, cuando arribó al cargo.
Conforme al reglamento del PRI, a Vega Aguilar le tocó manejar los recursos y las finanzas del partido en las elecciones de 2016, que investiga el gobierno de Chihuahua bajo la presunción de que en la administración de César Duarte se transfirieron 246 millones de pesos del erario estatal para financiar las campañas priistas en varios estados.