Por: Martín Elías Robles

DE DULCE, DE CHILE Y DE MANTECA

Hablando de corrupción; como cambian los tiempos, las circunstancias, y la vida misma: hace años el ex presidente Vicente Fox y su partido el PAN triunfaron en las elecciones presidenciales. En aquel ya lejano año 2000, cuando don Vicente prometió, según él, sacar de los Pinos a las víboras y alimañas, con engaños convenció a toda una nación de que por fin llegaría un cambio real, entonces prometió meter a la cárcel a los políticos corruptos; habló de una trasformación en el esquema gubernamental para convertir a México en un país progresista y productivo; habló y habló, sólo eso, porque su gobierno no trajo otra cosa más que puros desaciertos, fanfarronerías, y el engrandecimiento de un partido panista que se volvió soberbio. Curiosamente, en ese sexenio fueron los arrestos de una mujer los que dominaron el panorama presidencial. Cuántas anécdotas no hay sobre la imprudente autoridad que doña Martha Sahagún ejercía para mantener a raya al cuerpo diplomático y a todos los secretarios de Estado quienes ante cualquier problemática que debiera solucionarse en la Presidencia de la República, tenían necesariamente que pasar por la oficina de la señora Martha Sahagún, claro, con la sumisión del mandatario nacional que bien aprovechaba la inteligencia de la primera dama para subsanar su falta de capacidad de respuesta a ciertos asuntos de la vida nacional. El 2000 fue un año que ilusionó a los mexicanos, el preludio de 12 largos años de inestabilidad política, y claro, una serie de corruptelas imperdonables. Pero sin duda, el sexenio más corrupto bien pudo ser el de don José López Portillo; esa fue quizá la etapa más escandalosa de esta inaceptable práctica, donde no hubo un sólo político que no se llenara los bolsillos de dinero mal habido, el despilfarro del erario fue criminal. Por contarle algo: la señora Carmen Romano esposa del entonces presidente Portillo, viajaba por el mundo para visitar las más prestigiadas tiendas en donde compraba toneladas de artículos para regalar “detalles” a las primeras damas que le visitaban; claro esto lo hacía en el Avión Presidencial que estaba a su servicio, de tal modo que los gastos eran realmente estratosféricos, excesos que lógicamente salían de nuestros impuestos. Luego vinieron tiempos en que si bien también hubo corrupción, los funcionarios de los siguientes sexenios cuidaron de ser más cautelosos con sus abusos; aunque hoy han salido a la luz pública los excesos en el gobierno de Enrique Peña Nieto y la fantástica vida de lujo que se dio su sagrada familia a costa del erario. Arbitrariedades que hoy son tremendos escándalos de fraudes millonarios de quienes le ayudaron a gobernar. Y lo que falta por destapar… SE ACERCAN LAS AGUAS, Y LAS TUBERÍAS BIEN GRACIAS. Como se ha venido comentando, en algunas colonias de la Ciudad de Tepic se han presentado problemas con las tuberías del drenaje, en muchas calles el agua negra sale de las alcantarillas despidiendo olores fétidos que la ciudadanía debe aguantar. También en el centro en algunas de las calles, los olores a veces por las tardes se vuelven insoportables; esto sin duda es un problema que las autoridades municipales deberán resolver a la brevedad, antes de que más tuberías colapsen y la ciudad quede en medio de un mundo de suciedad, algo que es todavía peor al incontable número de baches que adornan a la capital. Desde hace muchos años las administraciones que han llegado al Ayuntamiento han mostrado su preocupación por resolver el problema de las viejas redes de tubería de drenaje; han hablado de grande inversiones, de importantes proyectos, de modernidad y urbanización real, pero de ahí no ha pasado. Puras promesas que no resuelven nada. Estamos a días de que inicie el temporal de lluvias, ojalá que no se nos inunde la ciudad, aunque a decir verdad, ya sabemos lo que vendrá…SE FUE EL FIN DE SEMANA. Oiga, no sé a usted, pero a mí los fines de semana me apetecen para levantarme un poco más tarde, y desparpajadamente dirigirme a la cocina a preparar un delicioso cafecito, en lo que los demás integrantes de la familia se levantan para dar inicio a sus variadas actividades. En la fresca y silenciosa mañana, qué agradable resulta acomodarnos sin preocupación en el sillón preferido para leer sin prisa el periódico del día; bueno, en el supuesto caso de que usted sea uno de esos lectores empedernidos que como yo no pueden dejar pasar unas horas sin leer algo. Sin duda, una práctica noble que pienso debiera estar arraigada en todas las personas, digo, en parte como un ejercicio tendiente a mejorar la cultura general de algunos despistados que no les gusta leer nada. En fin, dicen que cada cabeza es un mundo, y todos tenemos nuestros propios gustos, las cosas que nos hacen felices, por ejemplo la vanidad en las mujeres, el deseo de estar siempre bellas es algo que las caracteriza, hoy la mayoría de las damas están preparadas, han ido a la escuela, son universitarias, pero su gusto por verse bien es algo que los hombres siempre agradecemos.

robleslaopinion@hotmail.com