Por: Martín Elías Robles

     Ja, ja, ja, ja. Perdón  por la sonrisa franca, pero no me pude contener.  Oiga, amable lector, no cabe duda que donde quiera se cuecen habas, hasta en el recinto legislativo federal, como ocurrió este pasado fin de semana cuando don Porfirio Muñoz Ledo en su calidad de presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, y justo cuando se realizaban los trabajos para la remoción de la misma, el polémico político de cepa no tuvo empacho en expresarles a los estridentes diputados un sonoro “Chinguen a su madre, que manera de legislar”. Claro, don Porfirio olvidó que su micrófono estaba encendido. Pero la mentada de madre, aquí entre nos, seguramente algunos tribunos bien que se la merecía, pues la expresión se la he escuchado a muchos ciudadanos molestos con sus representantes en el poder legislativo, ya sabe usted amigo lector, para muchos diputados y grupos parlamentarios lo primero es llevar agua a su molino, mientras que a los intereses del pueblo los dejan en segundo plano. En fin, el moreno Muñoz Ledo sin querer queriendo, como dice el “Chavo del 8” antes de dejar la titularidad de la Mesa Directiva en la Cámara de Diputados nos regaló una histórica anécdota para el recuerdo. Tuvo para dar y repartir… QUÉ COSAS. Allá en Reynosa Tamaulipas una niña de tan sólo 11 años fue violada por su hermanastro, por desgracia su caso se convirtió en el primer aborto asistido o legal. Qué pena que pasen estas cosas, nuestra sociedad se ha vuelto extraña y perversa, son tantos los temas sobre violación, pero cuando ocurre con niños, son sumamente preocupantes… ALIMENTOS CHATARRA EN LAS ESCUELAS.  Tanto escándalo que hicieron en la Secretaría de Educación Pública con el tema de la comida sana en las escuelas de nivel básico, para que a fin de cuentas la historia siga siendo la misma; los productos chatarra llenan los anaqueles de las tienditas escolares. Mire usted, amable lector; la verdad es que no existe un control de lo que se vende en las cooperativas, y de poco han servido los llamados del gobierno federal para que se ponga orden y se evite poner en riesgo la vida de miles de niños, clientes cautivos que están expuestos a muchas enfermedades por la falta de higiene, y la venta de productos dañinos. Y es que, la situación no es tan fácil de controlar; por mucho que se quiera remediar, hay motivos que hacen difícil aplicar una medida de limpieza. Para muestra basta un botón: es sabido que por la venta de los refrescos las escuelas reciben un porcentaje que a los directores mucho les sirve para cubrir las necesidades urgentes de la institución, eso, en los casos más derechos, porque en la línea de la honestidad nunca falta “el prietito en el arroz”. En el festín comercial son varias las empresas que se reportan “económicamente” con la dirección, para así poder seguir vendiendo sin restricción sus productos. Apenas el mes pasado la Confederación Nacional de Agrupaciones de Comerciantes de Centros de Abastos (CONACCA) señalaba que en México los estudiantes de educación primaria gastan 20 mil millones de pesos al año en las cooperativas escolares y que en su mayoría lo que se consume son alimentos insanos. A nivel federal, hace tiempo el Pleno del Senado exhortó a la Secretaría de Educación Pública para que en las cooperativas escolares se coloquen de manera visible pictogramas, leyendas e imágenes con advertencias sobre los efectos nocivos de consumir productos con bajo o nulo valor nutricional denominados comida chatarra; aunque finalmente los legisladores federales concuerdan en que mientras no surja una verdadera modificación legislativa sobre el tema, no habrá ninguna obligación legal para los fabricantes de las bebidas y alimentos dañinos. De esta manera, es a los padres de familia a quienes nos toca instruir y convencer a los hijos para que cuiden su alimentación fuera de casa, a fin de evitar alguna complicación con su salud… TIEMPOS VIENEN, TIEMPOS VAN. Qué rápido pasa el tiempo, ya estamos en septiembre el noveno mes de este año que ya no es tan nuevo. Mire usted, amigo lector; hay para quienes estos meses marcan el inicio de una prometedora vida en la que se corre, se avanza, y se grita tan estridentemente que los días resultan cortos para llenarlos de esperanza. Pero también existen personas que por distintos motivos quisieran detener el tiempo para no llegar a puertos indeseables, a destinos fatales, así son los caminos de la vida. Escribió el gran Amado Nervo que cada quien es arquitecto de su propio destino, y en esa lógica debiéramos crear la fórmula para llevar una existencia sin grandes sobresaltos, navegando por aguas mansas, aterrizando cada proyecto en tierra firme. Como decía un amigo, la planeación no debe dejarse ni en las acciones más audaces, no hay un solo hombre exitoso que no haya pensado y diseñado en su mente una y mil veces la construcción de su empresa. En fin, el tiempo pasa, y como dice un viejo poema, cada persona tiene que decidir una vez en su vida si se lanza a triunfar o se sienta a contemplar el paso de los triunfadores. robleslaopinion@hotmail.com