Por: Martín Elías Robles

DE MODALES, AGIOTISTAS Y OTROS LAMENTOS

Entrando de lleno al comentario de la semana, déjeme le cuento que hoy más que nunca vivimos en una sociedad cambiante, pujante, que requiere de maximizar todo el esfuerzo para inculcar en los jóvenes la educación y los valores, en la idea de enderezar los conductos para el respeto humano que parece se ha ido olvidando con los años. Mire usted, amable lector; sabemos desde siempre, existen reglas cívicas que son universales, importantes para afianzar la personalidad y el comportamiento de quienes estamos considerados como personas civilizadas. En esa tesitura, todos los días debemos conducirnos bajo los preceptos de los valores humanos, los mismos que hemos aprendido al paso de los años, ya sea en la casa o en la escuela. No sé si usted aún recuerde cuando en la escuela secundaria llevábamos aquella materia de Educación Cívica, la que a muchos alumnos les parecía aburrida, pero que sin duda, en aquellos insipientes años mozos, fue una asignatura importantísima para consolidar y moldear nuestro comportamiento en la sociedad; para aprender a convivir en la colectividad, pero sobre todo, a dirigirnos con mucho respeto hacia los demás. Al transcurrir de los tiempos, donde la vida se nos ha venido trasformando con una rapidez meteórica, dando paso a diferentes circunstancias, costumbres y actualidades que tienen que ver con el avance de la tecnología y las novedades cibernéticas, pareciera que empiezan a perderse ciertos detalles esenciales para el buen comportamiento, el respeto y la sana comunicación entre las personas; éstas tal vez han sido algunas de las conjeturas a las que ha llegado la gente del sector educativo, cuando encuentran hoy en día factible y necesario volver como en antaño, a la formación cívica y ética, para nuevamente arraigar en nuestros jóvenes el respeto y la compasión por los seres humanos. Cuando hablamos con cierta melancolía del respeto hacia los demás, resulta importante señalar que en la pérdida de valores que se palpa en muchos ciudadanos, por desgracia se encona un fenómeno inhumano que viene a repercutir en problemas graves como la situación que nos aqueja con la criminalidad, con la delincuencia organizada. De ahí la imperiosa necesidad de concientizar a los jóvenes respecto a los llamados valores universales. Verá, hoy por ejemplo; resulta muy necesario involucrar al internet en estas cuestiones de educación, valores humanos y seguridad pública; porque con estos gigantescos pasos a la modernidad, tiene también que haber una manera de conciliar la frialdad de la tecnología y la cibernética con el contexto netamente humano para que las personas, y principalmente los jóvenes, se comprometan con su realidad generacional, y con el buen trato entre los seres humanos, más allá de la pantalla virtual, que si bien es cierto es la base del promisorio futuro, no debiera, irónicamente, a veces ser un obstáculo en la clara comunicación de las personas. En fin, no me haga mucho caso, pero, regresar al estudio de la formación cívica y ética es como habremos de volver al camino del respeto ciudadano. Debemos cimentar nuevamente en nuestros jóvenes y niños los valores humanos, esos mismos que en un tiempo fueron la regla para hacer de los hombres y las mujeres personas de bien… DE QUÈ SIRVE LA LEY, LOS AGIOTISTAS SIGUEN HACIENDO DE LAS SUYAS. Recuerdo que allá por el mes de mayo de 2015 en la Trigésima Primera Legislatura de Nayarit fue aprobada una iniciativa de reforma al Código Penal del Estado para evitar que las personas que tuvieran adeudo con empresas o casas de préstamo fueran hostigadas o presionadas con llamadas amenazantes, o que les asustaran con los mentados embargos; de tal modo que con la nueva disposición penal todos los abusivos acosadores, cobralones podrían ir a la cárcel de seguir en sus prácticas ilegales. Pues déjeme decirle amigo lector que de poco ha servido está adecuación a la ley, pues todos los días siguen fregando a la gente y asustándola con que la van a echar a la calle. ¿Acaso la mentada disposición también es letra muerta?… UNA MEJOR IGLESIA CATÓLICA. Ahora que el Papa Francisco está haciendo todo lo posible por reivindicar las bondades de la Iglesia Católica hacia sus fieles; ahora que el Pontífice está con la firme intención de abrazar la posible esperanza de una mejor calidad de vida para los feligreses del mundo, resulta, son algunos de sus apóstoles quienes acaban con el trabajo conciliador. Ya sabe usted, sacerdotes pederastas y abusivos. En el Vaticano urge una nueva reorganización y una revisión exhaustiva de los estatutos con los que se rigen en el clero para de algún modo meter al carril a los desquiciados sacerdotes que manchan el positivo accionar de los auténticos emisarios de la fe católica. Ciertamente, en todo rebaño hay ovejas negras, pero en este parece que ya son muchas las que se mueven en el mismo territorio; a partir de la llegada del Papa, por todo el mundo se ha intensificado un trabajo mediático para posicionar la imagen de un Vicario de Cristo más humano, noble, el que a diferencia del anterior parece haber entendido que este mundo está lleno de gente necesitada y pobre; necesitada no sólo de dinero sino también de valores. Para comentarios robleslaopinion@hotmail.com