Por: Fidencio Solís

05/05/2019 .- Aquí de nuevo con ustedes estimados lectores. Nuevamente platicando con ustedes de lo que se escucha, de lo que se ve, de lo que se percibe en Jala y sus alrededores.
Pues abordaremos un tema, que para muchos puede ser importante o para otros lo tomen como algo fuera de contexto o sin importancia.
Quien no ha escuchado en las múltiples celebraciones en México, el “Dia del Niño”, Una celebración que tiene más de 65 años, ya que fue en 1954 cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) recomendó que se instituyera en todos los países el Día Universal del Niño. Cada país lo celebra en fecha y forma diferente, de acuerdo a como cada gobierno lo cree pertinente; pero su significado sigue siendo el mismo en todos.
En México hay 50.2 millones de personas que tienen entre cero y 17 años, edad identificada por el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas (UNICEF) como el periodo en el que una persona todavía no llega a la adultez. Esta cifra representa 38 por ciento de la población total en el país.
Más de 5 millones de niños mexicanos –10 por ciento de la población infantil– viven en pobreza extrema; es decir, no tienen acceso a bienes o servicios básicos como agua potable, alimento o vivienda, de acuerdo con cifras de UNICEF.
Son cifras alarmantes y que nos viene a la reflexión, de que ellos su aspiración diaria es satisfacer sus necesidades básicas y NO de celebración, ni de recibir regalos, ni tener la oportunidad de disfrutar los shows infantiles, ya ni se diga de otra naturaleza.
En México se celebra a nuestros niños el 30 de abril. La gran mayoría recibe regalos y son festejados sobre todo en las escuelas de los niveles de preescolar y primaria.
Más que un regalo, lo importante es enseñar a los pequeños a valorar lo que tienen ya que no todos los niños del mundo gozan de todos sus derechos, hay que recordar que a muchos pequeños no siempre les festejan en su hogar, así que darles un pequeño detalle y hacerlos pasar un día agradable, es sinónimo de felicidad.
Precisamente en ese sello de felicidad, fue el que el XXXVIII Ayuntamiento que preside el Joven Presidente Carlos Carrillo, junto con su esposa titular del DIF, Aydee Camacho Villalobos, fue que llevaron a todas las comunidades de todo el municipio, regalos, dulces, juegos y muchas sorpresas.
Aun a pesar de todo lo que se pueda decir, es válido reconocer el esfuerzo que hizo el ayuntamiento de trasladarse hasta comunidades donde de difícil acceso y se hacen hasta 4 o 5 horas y que eso habla bien del gesto humano del gobierno, que más que decir, está cambiando la imagen de este pueblo que por muchos años estuvo olvidado y abandonado.
Nos comentaban madres y padres de familia, que sus hijos llegaban a sus casas con sus pelotas, dulces y algunos que les tocaron hasta bicicletas en las distintas rifas que se hicieron.
La niñez sin duda es la etapa más preciada de todo ser humano, porque en ella hay sueños, anhelos y esperanza, y que depende de cada padre o madre de familias, poder darles a sus hijos lo mejor, para su desarrollo personal y emocional.
Bien por el Ayuntamiento de Jala, que se ha posicionado por ser un gobierno que ha sido gestor de innumerables obras a lo largo y ancho de sus más de 500 Kilómetros Cuadrados.
Seguiremos informando.
Nos vemos en las próximas ediciones… Ahí nos vemos…!!!