LA EDUCACIÓN DE LOS INCOMPETENTES

Por Luis Melgar Carrillo. (lumelca@live.com.mx)

Finlandia ha desarrollado un concepto moderno de educación. Este concepto se orienta a que las personas que egresan de los diferentes centros de enseñanza, adquieran habilidades, que les permitan competir con éxito. Le han llamado “Educación por Competencias”. Se pretende que los graduandos alcancen un alto grado de Competencia profesional.
Sin embargo, la educación que normalmente se recibe en las universidades latinoamericanas, está más cerca de la Educación “Bancaria” que de la Educación Liberadora que propone Paulo Freire. La educación “Bancaria” induce a que los egresados resulten ser profesionistas, que simplemente repitan las enseñanzas que trasmiten los libros de texto.
Freire fue secretario de educación en Brasil. También fue asesor de la Universidad de Harvard. No es por casualidad que hoy por hoy, Harvard es considerada una de las mejores universidades del mundo. Esta universidad enseña con el “Sistema de Casos”. Los catedráticos de Harvard elaboran sus propios casos.
Respecto a la educación universitaria en nuestro querido Tepic, se tiene un nivel de educación que coloca al estado como del “tercer Mundo”. Como dijo Cantinflas, se educa muy poco, por pura “Falta de Ignorancia”. Cantinflas era indudablemente un genio. Falta de ignorancia también significa “Pecado de Ignorancia”. El doble sentido era para este famoso, uno de sus grandes recursos.
Educación es mucho más que solo retener información en el cerebro y, reproducirla. No se tiene una verdadera formación porque en general, los encargados de enseñarles a los estudiantes, no tienen la visión finlandesa del concepto “Competencia”. No hay una verdadera formación, porque los esfuerzos educativos no están orientados a que los graduandos puedan afrontar y resolver nuevas situaciones y problemas no previstos en los libros. No se induce a que los profesionistas aprendan a pensar.
El resultado final para Nayarit bajo la influencia de una educación “Bancaria”, son graduandos relativamente subdesarrollados. Muchos de los catedráticos universitarios no son ellos mismos Competentes. Por lo mismo no pueden trasmitir a sus alumnos una virtud que no tienen.
En muy pocas ocasiones los maestros usan métodos modernos de enseñanza. En sus clases no usan dinámicas de grupo, socio dramas, cine foros, análisis y solución de “casos” y tantos otros métodos participativos de enseñanza. Aun cuando algunos docentes usan “casos”, lo que se estudia son “casos” bajados de internet o de los libros. Muy pocos maestros elaboran sus propios “casos”. Casos que pueden haber salido de su propia experiencia profesional.
Los métodos modernos de enseñanza orientan, a que el educando aprenda a pensar. Los métodos participativos, lo que buscan es que el estudiante aprenda a afrontar nuevas situaciones muchas veces no mencionadas en los libros. Un profesionista aumenta la probabilidad de llegar a ser útil, en relación a su posibilidad de afrontar y resolver situaciones no previstas.
A nivel licenciatura egresan estudiantes incapaces de resolver problemáticas, que se presentan en coyunturas generalmente cambiantes, de un entorno permanentemente cambiante. La vida confronta con problemas reales, que en muchas ocasiones no se encuentran ni en los textos ni en internet.
No se puede dar lo que no se tiene. Muchos de los catedráticos universitarios son incapaces de abordar, nuevas situaciones. La mayoría de esos maestros son víctimas de un método de enseñanza defectuoso.
Lamentablemente los grupos poderosos quieren que de esa manera continúe la educación. Estos grupos escogen directivos, para las universidades nacionales, que tampoco muestran su interés, para que los sistemas de educación cambien…. Y así continúa. Lo creen así, porque ellos mismos no tienen “visión”. Muchos de estos altos dirigentes políticos, también son víctimas de un sistema de educación “Incompetente”. Un sistema que quieren sostener.
Algunos grupos poderosos piensan que no es conveniente, que se capacite a los catedráticos. Una razón del porqué de esta reticencia, es que no desean que los educandos abran los ojos. Si un estudiante aprende a pensar, probablemente también vaya a cuestionar acerca de los privilegios que tienen estos grupos de poder. A los ojos de algunos poderosos, es mejor que los profesionistas no piensen mucho. Algunos poderosos piensan así, porque temen perder muchos de sus privilegios. Privilegios, de los actualmente se surten a granel.
El día que quienes dirigen la educación comprendan, que un empleado competente reportará mayores beneficios para las organizaciones y para el país, probablemente vayan a cambiar. Wal-Mart es un ejemplo, de un sistema participativo de trabajo. Esta empresa les reporta mayores utilidades a sus dueños, que otros supermercados que no han mostrado su deseo de cambiar. Japón también es un modelo de país, que puede ilustrar acerca del camino a seguir en materia de educación.
Que Dios ilumine a los altos dirigentes, para que puedan mejorar su perspectiva. Eso incluye a los altos directivos de las universidades. Por ahora muchos de estos directivos, siguen con una visión muy miope de la educación y del desarrollo.