Por Gilberto Cervantes Rivera, poeta de Cucharas

El que todos sabíamos, obtuvo la presidencia de la República con la mitad más tres de los ciudadanos que sin pensarlo mucho, sufragaron las veces requeridas por MORENA, el partido que les llenó el ojo a militantes y simpatizantes del PRI, PAN, PRD, PT, PES y los indecisos que decidieron romper el ayuno, votando por los candidatos que hicieron fórmula con Andrés Emanuel López Obrador, quien luego de dos intentos fallidos, logró ganar la vencida, dejando en el camino a Meade, Anaya y El Bronco, con muchísima ventaja. En su última gira por Tepic, donde AMLO estableció el compromiso de hacer la primera ya siendo Presidente de la República, anunció de igual manera que la elección federal del primero de julio pasado, comprobaría el pronóstico que le daban las encuestas, cosa que resultó cierta, para sorpresa de los despistados que llegaron a pensar que Meade remontaría la cuesta y que al final lo colocó en el tercer lugar, en el segundo Anaya y El Bronco, en el fondo de la tabla. Faltando por confirmar los resultados en el Senado, MORENA contabiliza 263 diputados federales contra ochenta y tantos de las otras expresiones, lo cual le da mayoría para cuando tomen posesión que será el mes de septiembre, pero con la posibilidad de que desde ahorita, se dé una desbandada para darle un toquecillo de bola al copetón Enrique Peña Nieto, quien se ha de estar burlando de las promesas que hizo de echarlo al bote Don Ricardo Anaya, el que tiene frente a sí, igual que Meade, una charla en petit comité con López Obrador. No me extrañaría que AMLO les proponga trabajar en su gabinete, con toda la libertad como es el compromiso del tabasqueño con todos los mexicanos. Pepe Toño Meade, también encaja dentro del nuevo esquema, para que México aproveche su talento durante los próximos seis años; pero como siempre, no tiene que ser lo que nosotros pensamos sino lo que resulte del encuentro entre los que buscaron a su manera, un cargo que no era para todos. El efecto López Obrador, como se dio en su momento en Nayarit con Toñito, hizo que MORENA se llevara carro completo; a escala nacional cinco gobernadores sin reversa: Veracruz, Tabasco, Morelos, Ciudad de México y Chiapas; en Nayarit ganan los dos candidatos a senadores, Miguel Ángel Navarro Quintero y Cora Cecilia Pinedo Alonso; Pavel Jarero se queda con la diputación federal del primer distrito; Geraldine Ponce Flores con la del segundo y Mirta Villalvazo con la del tercero; por haber quedado la coalición por México al Frente como primera minoría, Gloria Núñez, va al senado de la República; Martha Elena García, igual que Manuel Cota, logran una diputación federal de las llamadas plurinominales. Con la victoria de López Obrador, México ya cambió como era nuestro deseo; el gran perdedor se llama Enrique Peña Nieto, protector de gobernadores y funcionarios corruptos al estilo de Roberto Sandoval Castañeda, quien apoyó a Toñito en la pasada campaña para gobernador de Nayarit, con el presunto compromiso de que este le protegiera sus movidas chuecas, pero resulta que Sandoval, vivo como siempre ha sido, movió su gente para que hicieran campaña a favor de AMLO y no en beneficio de Anaya, el candidato que les llenó el ojo a la familia Echevarría; sin mucho esfuerzo cerebral, podemos anunciar que ahora sí tiene de qué preocuparse el jefe del Cartel de la Gente, mismo que apareció de nuevo en las redes sociales con diferente perfil fotográfico y esperando que la rueda de la historia le favorezca. En otras palabras, Toñito ya no tiene porqué seguir protegiendo a Roberto Sandoval y como resulta comprensible, el presente gobernador ni siquiera tendrá necesidad de ensuciarse las manos; habiendo perdido la oportunidad de llegar al Senado, Naranjo moverá con todo a la Comisión de la Verdad y al propio Congreso del Estado, donde sigue su curso el juicio político contra el gorrudo; creo que pronto lo llevan a comisiones para que aclare su relación con El Diablo Veytia y entre cosas, el manejo nada transparente de los recursos públicos, entre ellos el Fondo de Pensiones, donde andan bailando casi tres mil millones de pesos. Toñito por su parte, encabeza un gobierno que aún no da buenos resultados; como él mismo lo ha reconocido, sus principales colaboradores no dan el ancho y en lugar de ayudarle a gobernar, lo han metido en problemas; nada menos enfrenta un juicio político que no tiene reversa y que será el pretexto para correr del cargo de secretario general de gobierno al maestro Jorge Aníbal Montenegro Ibarra y de rebote al responsable del cajón de los billetes, Luis Chumacero Díaz, la verdad no me imagino porqué. La ruptura con los Montenegro se puede llevar entre las patas a Toño Serrano, titular de los SEPEN, por permitir que los asuntos serios se los lleve la diputada. Piensa mal y acertarás, en caso de que proceda lo del juicio político contra Toñito, nada tendrá que ver la administración federal que entra en diciembre próximo, sino la que sale, bajo soplido de oreja que le dé a Peña Nieto el que se dice inocente de todo lo que pregona la gente de él y su gobierno. Mal haría Sandoval en no defenderse como gato boca arriba; con el poder que le queda al copetón, el Senado de la República resuelve la desaparición de poderes, mandando en septiembre u octubre del año que cursa, un congresista que concluya el periodo para el que fue electo Toñito Echevarría. ¿Miguel Ángel Navarro Quintero?; el virtual senador electo, contó con todo el apoyo del centro de la República, para que fuera candidato del PRI a gobernador de Nayarit, pero los malos oficios de su compadrito Ney González, lo dejaron fuera de la jugada, perdiendo la elección constitucional del 2005, con este mismo, quien gana los comicios manipulando la información del sistema, luego de que este sufrió un apagón cuando Navarro iba tres puntos arriba. Están en todo su derecho de juzgarme, pero con todo lo que hemos vivido, nada sería de sorprendente que pasara en cualesquier momento…PALESTRAZO: El maestro Castellón tiene frente a sí, la magnífica oportunidad de correr a los funcionarios de su gabinete que sin necesidad anduvieron repartiendo despensas del DIF Municipal para que la gente votara por Anaya; yo lo siento por Lucio Carrillo, quien no tenía ninguna mancha en su expediente político y con ello amarrada una diputación local quizás federal; no puedo explicarlo, quizás cayó en una trampa; es una lástima porque Lucio es de los que saben hacer su trabajo a conciencia, con resultados que favorecen al pueblo.

Compartir
Artículo anteriorReflexiones
Artículo siguienteApostador de Cuacos