Para mí sin sorpresa, los nombres y los datos de la guerra civil que libran los narcotraficantes son del dominio público y la verdad parece increíble que gobierno del estado esté combatiendo a los grupos que se disputan el territorio, droga incluida. Eso lo dijo el comandante general de la Policía Federal y secretario de seguridad estatal, Javier Herrera Valles, frente a los diputados del Congreso Local que lo citaron a la sala de comisiones el martes pasado por la tarde. Ni más ni menos aseguró que los hechos de violencia irracional que se viven se generan a consecuencia de la traición que le hizo Edgar Veitia al H2, padre de Jair Patrón, responsable de las matazones que ya se dan a plena luz del día y en el centro de Tepic, inclusive. Los que mueren cada día son, según la lógica, gente de la gran estructura creada por el presunto narco fiscal Edgar Veitia, sin embargo, precisa Herrera Valles, la lucha de la Secretaría a su cargo es contra todo aquel que delinque, no importa de qué grupo sea. Lamenta que sus elementos den la pelea en circunstancias adversas, con armas convencionales, mientras la delincuencia organizada anda bien vestida, bien comida, tripulando camionetas de modelo reciente y con lo último en armamento, como lo pudieron comprobar al final del enfrentamiento que sostuvieron con gente del H2 en el fraccionamiento Puerta del Sol, donde murió un comandante de la Policía Estatal Preventiva y varios pistoleros. Agrega que los seis años del gobierno anterior fueron de simulación pura, la gran mayoría de los elementos que componía la Policía Nayarit vistieron andrajos, zapatos rotos, armas muy pocas, vehículos viejos y con un salario de 2 mil 800 pesos quincenales, pero en el papel aparecían los agentes como bien entrenados y remunerados y desde luego capacitados; la realidad es que los achichincles de Veitia, alcanzaron casa y se cobraban a lo chino, robando a la gente. Los diputados de la presente legislatura comprometen a negociar un nuevo presupuesto para la Secretaría de Seguridad Estatal, porque el actual ha sido insuficiente para cubrir las necesidades de los jóvenes agentes que enfrentan en condiciones muy desventajosas al crimen organizado, razón por la cual, Herrera Valles solicita un monto superior a los dos mil millones de pesos para incentivar sobre todo a sus muchachos, mismos que le están entrando sin la certeza de que sus familias queden bien paradas en caso de caer en combate. El Dr. Polo Domínguez y el Congreso en general se comprometen a crear un fondo que sirva para apoyar a viudas e hijos, de los policías que mueran combatiendo por la seguridad de las familias de Nayarit; ya es un hecho, como también seguramente, la aprobación de recursos suficientes. Me llama la atención lo que aseguró de igual forma Herrera Valles en el sentido de que gobierno federal los dejó solos en la lucha contra la maña, lo cual para el Secretario es normal y fue la causa de que lo tuvieran encerrado cuatro años por criticar el modelo nacional de seguridad. Reitera que hay simulación y hasta complicidad, cosa que en Nayarit no está pasando, pues ya van tres enfrentamientos de sus elementos contra los sicarios, comprobando que esa gente baja las armas. Herrera Valles dio un informe preciso de lo realizado de acuerdo al plan conocido como Nayarit Seguro, que no es completamente puro enfrentamiento sino que abarca de la misma manera aspectos educativos y creación de empleos, razón por lo que los legisladores agendaron nuevos encuentros con los encargados de tales aspectos para que informen cómo andan las cosas. Herrera Valles empeña su palabra, si no hay resultados que satisfagan al pueblo contando con lo que ocupan para darle con todo a la delincuencia, presentará su renuncia en forma irrevocable. Ojalá y que hicieran un compromiso parecido los demás funcionarios de Toñito que nomás se la pasan quejándose, como es el caso del Secretario de los SEPEN, Antonio Serrano Guzmán, quien sueña con recuperar los mil 200 millones de pesos que presuntamente se robó La China Poblana; el propio titular del Sector Salud, al que no le fue bien durante la comparecencia de Herrera Valles, en virtud de que las diputadas de la comisión respectiva, destacan las condiciones infrahumanas que privan en los hospitales y las farmacias del gobierno, donde no hay pastillas ni para un dolor de cabeza, las camas son insuficientes, no se puede operar si los quirófanos no tienen lo necesario y para variar, no les pagan a los trabajadores sus quincenas de manera normal. Puras quejas de los colaboradores de Toñito, pero ninguno hace propuestas que atraigan recursos y para variar, en los municipios hay presidente municipales que nomás estaban esperando que les llegaran recursos, rápido compraron camionetas, como la alcaldesa de San Blas, Candy Yescas, quien adquirió tres camionetonas; el Dr. Olague de Tuxpan tampoco quiso dejarse, la presidenta municipal de Huajicori, La Pocana Gabriela Guzmán, se compró una camioneta de 350 mil pesos y una chocita en Acaponeta; andan desatados, unos adquiriendo lo que siempre habían querido y otros dándole chamba a sus amigos, compadres, queridas, al cabo solo tendrán cuatro años viviendo como reyes. En tanto los indígenas de Nayarit, las etnias Cora, Mexicanera, Tepehuana y Virarika, tienen pensado festejar en mayo, partiendo un pastel el hecho de no contar con titular del Instituto de Atención a los Pueblos y Comunidades Indígenas. Yo no le echo toda la culpa a Toñito pues ni que fuera Superman para hacerse cargo de todo; pero eso nos dan a entender algunos funcionarios del gobernador aliancista. A estas alturas, Toñito ya debe saber con quién cuenta para que sea realidad el nuevo tiempo propuesto en campaña; que no le tiemble la mano para correr a los que no cumplan ni den el ancho; hay muchísimos hombres y mujeres esperando trabajar por Nayarit hasta por la mitad de lo que ganan los colaboradores que presumen ser del equipo del gobernador y que no sirven más que para cobrar…PALESTRAZO: en Santiago Ixcuintla se sigue comentando la tala de los doce mangos criollos de la Alameda, acción criminal ordenada por el hasta ayer alcalde Rodrigo Ramírez Mojarro, el cual pregona en las cantinas que después de lograr la diputación federal, buscará la gubernatura; la gente le responde que se vale soñar pero que mejor busque una agrupación de Alcohólicos Anónimos donde lo pueden curar del terrible delirium tremens que se carga, no vaya a ser que lo lleven al psiquiátrico de Zapopan por zafado.