Por: Mildra Benítez Robledo

Tepic, Nayarit; 17-julio-2018.-Las familias que vivían a las faldas del cerro de la Cruz, ubicado en la capital nayarita, hace algunos años fueron reubicadas, pues en este lugar corrían grave peligro ante un posible deslave, sin embargo desde hace poco este sitio está siendo de nueva cuenta poblado.
Así lo informó el director de Protección Civil del Municipio, Pablo Basulto Mares, quien señaló que al menos 10 familias ya se encuentran en esta zona y temen que el número siga creciendo, aun cuando ya saben que está prohibido asentarse en áreas de riesgo, mismas que en el temporal de lluvias incrementa su peligrosidad.
Esta gente, aclaró que como la anterior, carecen de cualquier servicio básico y aunque les han pedido que les surtan agua, esto es imposible, pues las condiciones del cerro les impiden que suban las pipas, así que ni si quiera tienen el vital líquido.
Las faldas del cerro, dijo que no es el único sitio en donde tienen este problema, dado que en la margen derecha del río Mololoa, las personas que también se reubicaron hace tiempo, no volvieron, pero sí, sus hijos o familiares, pues así como iban saliendo unos, estaban entrando otros, puesto que las viviendas no fueron derrumbadas y ahora los nuevos inquilinos están expuestos a quedar bajo el agua ante una inundación por el desbordamiento del cauce en cuestión.
Para concluir, Pablo Basulto Mares, añadió que también el poblado el Izote, está en riesgo constante, al igual que el ejido del Ahuacate y Jazminez, en donde la gente construyó en medio de zanjones y dado a que ya tienen mucho tiempo, sacarlos de ahí es casi imposible.