En la sesión de este lunes, el peso registró su mayor depreciación diaria desde el 9 de noviembre de 2016, cuando el mercado reaccionó al triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, informó Banco Base.

En la sesión de este lunes, el peso registró su mayor depreciación diaria desde el 9 de noviembre de 2016, cuando el mercado reaccionó al triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, informó Banco Base.

En este contexto, el peso se devaluó 3.62% o 70.1 centavos, cotizando alrededor de 20.06 pesos por dólar y alcanzando un máximo de 20.1136 pesos por dólar, nivel no visto desde el 2 de julio.

La entidad financiera atribuye que la caída del peso fue resultado de una percepción de mayor riesgo para el país, luego de que López Obrador confirmó que cancelará el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, en favor de ampliar la base aérea de Santa Lucía y el aeropuerto de Toluca.

Más allá del impacto económico que pueda tener sobre los involucrados en el proyecto, la reubicación de la terminal aérea genera dudas sobre la manera en que el nuevo gobierno conducirá sus políticas públicas, precisan los analistas financieros.

Es importante señalar que con la depreciación de hoy, el peso borró por completo su avance anual, mostrando ahora una depreciación en el año de 2.05 por ciento.

Banco Base puntualizó que al cierre de la jornada, el peso fue la divisa más depreciada en el mercado cambiario.

La aversión al riesgo en México también se vio reflejada en el mercado de dinero, ya que durante la sesión de hoy, la tasa de rendimiento de los bonos M a 10 años registró un incremento de 38 puntos base a 8.73 por ciento, nivel no visto desde septiembre de 2009.

El incremento en la tasa de los bonos M implica que su precio disminuyó como consecuencia de que los inversionistas vendieron posiciones en dichos bonos, lo que pudo haber implicado una salida de capitales del país.

De igual forma, la cancelación del NAIM también pone en riesgo la calificación crediticia de México, por la incertidumbre que se genera sobre la nueva administración.

Otro punto relevante es la manera en que se realizó la consulta pública, ya que el gobierno no se encuentra todavía en funciones y fue llevada a cabo por una organización que no es oficial, existiendo dudas sobre su aplicación y los resultados arrojados.

Asimismo, las dudas sobre la conducción de la política económica de la nueva administración mantendrán elevada la percepción de riesgo país, lo que representará un factor en contra del peso en su cotización frente al dólar.

Por este motivo, Banco Base prevé que el tipo de cambio siga subiendo gradualmente hacia el nivel de 20.50 pesos por dólar.

Así, el dólar libre finalizó la jornada en 20.36 pesos a la venta, es decir 56 centavos más respecto al cierre del pasado viernes, y se compró en precio mínimo de 18.95 pesos en bancos de la Ciudad de México.