*Ancianitos que sirvieron toda su vida a la sociedad, ahora suplican que los dejen descansar

Por David Silva
Tepic, Nayarit; Viernes 29 de Diciembre de 2017.-
Más que imponer la ley, viejecitos vestidos de policías municipales de Tepic dan ternura o lástima ya que muchos ya no ven, otros ni caminar pueden, sin embargo, las autoridades municipales inhumanamente los obligan a seguir trabajando jornadas de 24 horas de trabajo por 24 de descanso a estos abuelitos a pesar de haber ya cumplido y rebasado su tiempo para jubilarse.
La burla ruin de las autoridades parece no conocer límites para estos ancianos, pues los citan a las oficinas del alcalde fuera de su horario de trabajo solo para sobarles el lomo y decirles que deben seguir trabajando porque no hay dinero para jubilaciones ni pensiones ni cosas de esas, así que les roban medio día de su día de descanso solo para hacerlos ir a dar la vuelta al centro y regresar con las manos vacías.
Son una veintena de agentes que desde hace meses y años, han cumplido la edad de servicio para ser jubilados, pero son obligados a seguir trabajando, les niegan su jubilación y para continuar la chacota oficial les sugieren que presenten una queja o un amparo, cuando los sueldos miserables que les pagan apenas si alcanza para comer frijoles todo el año y carne en vigilia, así que pagar a un profesional del derecho está fuera de su radar, reconocen los oficiales, pues incluso tampoco tienen tiempo para andar en pleitos legales pues corren el riesgo de perder su empleo si llegan a faltar.
Uno de los quejosos relata que padece del corazón, y él junto con otros agentes en iguales condiciones se cooperan para comprar un tanque de oxigeno y lo esconden en unos matorrales y cada que se sienten mal, van al lugar discretamente y zaz, zaz, dos o tres jalones y a rodar otros 30 metros antes de tener que regresar por más oxigeno.
Es tan extrema la situación, que algunos de los policías “abuelitos”, prefieren dejar la pistola en su casa y encasquetarse una de juguete, pues el peso del fierro mohoso que les dan por arma en la Secretaría de Seguridad Pública de Tepic, no solo no sirve para nada, sino que el peso del arma los saca de balance y se andan yendo de lado, con el riesgo de que el oxido del revólver termine causándoles una infección, y en caso de tiroteo, el accionar un arma de fuego por parte de un anciano puede terminar fracturándoles las manos, los brazos, reventándoles los oídos y hasta un infarto.
Son tan viles las autoridades municipales, que los engañan con documentos apócrifos como una “pre jubilación”, que ni de papel de baño sirve, pues de todas formas tienen que seguir trabajando, así que tal documento es un atole con el dedo para los viejitos que dieron toda su vida por la seguridad de los capitalinos para terminar siendo la burla de las autoridades municipales.