POR PEDRO MATÍAS OAXACA, Oax. (apro).- El dirigente estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Raymundo Carmona Laredo, acusó a su dirigente nacional, Manuel Granados Covarrubias, y al exjefe de gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, de haber vendido candidaturas al Senado y a diputaciones federales al exgobernador priista Ulises Ruiz Ortiz por 250 millones de pesos.
Ante esta situación, Carmona Laredo, incondicional del exgobernador priista José Nelson Murat Casab, encabezó una protesta junto con otros 45 candidatos a presidentes municipales, cuatro a diputados locales y dos federales, en la dirigencia nacional, para exigirle al Comité Ejecutivo Nacional que respete la legalidad y no se entrometa en la vida institucional de los estados.
Con lonas y la leyenda: “El PRD no se vende a Ulises Ruiz Ortiz”, “Ante la imposición, la movilización” y “Fuera manos de Ulises Ruiz en el PRD”, los inconformes acusaron de la venta de candidaturas a Manuel Granados, Héctor Bautista, Miguel Ángel Mancera y Héctor Serrano.
Carmona Laredo fue directo: “aquí se vio la mano del dinero” de Ulises Ruiz Ortiz para imponer a los expriistas como candidatos al Senado de la República al excolaborador de Enrique Peña Nieto, Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva, como diputado plurinominal a Manuel García Corpus y diputada Beatriz Rodríguez Casasnovas.
“Ulises Ruiz se pasea y nos ha echado en cara que ya pactó con Manuel Granados, Héctor Bautista y Miguel Ángel Mancera la entrega de las candidaturas, que incluso ya les dio 250 millones para que no hubiera problema, es por eso que venimos a exigir nuestros derechos y que URO y su banda de malandrines saquen las manos del PRD Oaxaca”, aseguró.
Aclaró que “Beatriz Rodríguez ya se bajó de la candidatura porque tiene la nacionalidad española y mexicana; el otro caso sonado es la venta de la candidatura García Corpus que se bajó del Senado para tomar la segunda posición que le tocaba a la corriente ADN para dejársela a Héctor Pablo, quien está impugnado y va a tener que resolver el tribunal”.
Entonces, “lo que le venimos a decir de manera civilizada y partidaria es que respete la legalidad y no se entrometa en la vida institucional de los estados, no venimos a pedir nada sino la voluntad del partido y que no asuma la imposición de candidatos”.