Estarán ubicados en Amatlán de Cañas, Huajicori, Jala, Jesús María, Rosamorada, Santiago Ixcuintla y La Yesca; informó el delegado federal, Manuel Peraza Segovia que estarán funcionando en los próximos meses

Por: Verónica Ramírez

Tepic, Nayarit.- Domingo 12 de enero del 2020.- Nayarit contará en los próximos meses con 7 sucursales del Banco del Bienestar, tendrá presencia en las localidades distantes y de alta marginación. Tal y como lo anunció el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, serán construidos por ingenieros y elementos del Ejército Mexicano.
El Delegado Federal, Manuel Peraza informó que durante los próximos meses arrancará la construcción de las 7 sucursales en la entidad, donde no hay actividad bancaria como son Amatlán de Cañas, Huajicori, Jala, Jesús María, Rosamorada, Santiago Ixcuintla y La Yesca.
Detalló que ya están ubicando los terrenos en las cabeceras municipales e incluso, se cuenta con algunos que han sido donados para que a la mayor brevedad, comience la escrituración o el otorgamiento en comodato permanente.
“Tenemos otros municipios que ya tienen bancos y que vamos a acrecentarlos con El Bienestar a mayor actividad bancaria como son Acaponeta, Compostela, Ixtlán del Río, Xalisco, Ruiz, San Blas, Santiago, Tecuala, Tepic, Tuxpan y Bahía de Banderas”, subrayó Manuel Peraza.
Se estima que en un plazo menor a dos años pudieran culminar la construcción de éstos pero la peculiaridad es que dichas obras serán ejecutadas por elementos del Ejército Mexicano para evitar malos manejos o la intromisión de empresas “amigas” a las famosas hermandades del cártel de la gente.
“Tiene una ventaja, ahora viene el Ejército, se acabaron los contratos para los amigos”, ahora serán las fuerzas castrenses quienes realizarán la construcción de estos Bancos de Bienestar con respaldo del sector a quienes se les rentará maquinaria y adquirirán consumos en la región.
Este mismo método se utilizará en la construcción del canal Centenario una obra que tuvo una inversión impresionante cuyo objetivo era dotar de agua a las tierras de cultivo de la región para que los productores pudieran obtener hasta dos cosechas al año pero al parecer, la inversión estimada se esfumó, presuntamente el material no fue el adecuado y una serie de anomalías y cochinadas por lo que el Ejercito tuvo que “entrarle” para modificar la obra.
“Y es que en el pasado fue una ratería terrible, terrible” que efectuó en esa obra una “gavilla” de delincuentes conocidos por el pueblo como la hermandad, concluyó el Delegado Federal.