APOSTADOR DE CUACOS

MAESTROS; ENTRE LA ESPADA Y LA PARED

El 24 de octubre se publicó una noticia titulada: ‘Encapuchado fraude a maestros de Nayarit cuyo contenido esgrimía la encubierta explotación que el Gobierno de Nayarit aplica a los maestros estatales y federales que trabajan en escuelas de tiempo completo. En ella se esclarece cómo, burdamente la Secretaría de Finanzas transfiere los dineros del Capítulo 4000 (libre de impuestos) al Capítulo 1000 (donde se aplica el ISR y otros impuestos); es decir, el recurso con el que se paga a los maestros que trabajan el Programa de Escuelas de Tiempo Completo (PETC) es un recurso subsidiado, libre de impuestos. Sin embargo, mediante una hábil maniobra Juan Luis Chumacero Díaz traspasa los dineros al Capítulo 1000 para poder cobrar impuesto a los profesores. Dicha maniobra era desde antes, conocida por las autoridades educativas y también, por los líderes sindicales de las Secciones 20 y 49 del SNTE, cuyo objetivo prioritario es defender los intereses del patrón y servir al gran cacicazgo. Y, dejar a la base magisterial que se rasque con sus uñas.
En esta ocasión retomamos el tema, pues nos enteramos que el Gobierno de Antonio Echevarría García y sus directivos de Educación no piensan en enmendar el gran fraude que les han propinado a los trabajadores incorporados a este programa. Aún, a sabiendas, que los criterios que reza el supuesto convenio del PETC, son del más puro y ortodoxo Liberalismo; donde no importa el hombre, importa la explotación que se haga de él. Y las personas que trabajan para el Estado contribuyen con el liberalismo explotador, como la Mtra. Emilia Guzmán Rivera, Coordinadora Estatal del Programa de Escuelas de Tiempo Completo (PETC), que el 9 de octubre dirige una Circular (001/2019) ) como respuesta a las inquietudes de los maestros sobre los descuentos a sus pírricos sueldos; ya que habían exigido copia del Convenio Marco Estatal de los Programas Federales; donde ellos deseaban encontrar un resquicio que aliviara el cobro exagerado de impuestos que les hacen a todos los que trabajan en el PETC. Parte de su circular dice así:
“…Las radicaciones del PETC no dependen del Estado, sino de la Federación; así como el ISR, corresponde a la aplicación de la Ley del Impuesto Sobre la Renta.”
Dicha circular deja al descubierto las entrañas de los convenios leoninos que afectan los Derechos de los seres Humanos. Observe Usted:
“Es importante aclarar que el pago se calcula por día efectivo laborado, a partir de la publicación del documento Criterios para el Ejercicio de los Rubros de Gasto del Programa de Escuelas de Tiempo Completo 2019, donde para la aplicación del rubro Apoyo Económico, el inciso ‘g’ establece: ‘el apoyo económico será otorgado (a cada figura participante) por el número de días de trabajo efectivo de cada mes, por lo que no deberán considerarse, días de asueto y/o periodos vacacionales registrados en el calendario escolar vigente, como se establece en las Reglas de Operación 2019, así como [tampoco] las sesiones del Consejo Técnico Escolar’.”
Sabrá la maestra Emilia que se están violentando los Derechos de los maestros? Desde luego que sí; pero sirve muy bien al engranaje de fraudes; tienen a los maestros entre la espada y la pared.
Por si creían que el afán del gobierno fuera nada más que los profesores pagaran impuestos… !pues no! El encargado de las Finanzas de Estado recupera todos los impuestos que descontó a los profesores incorporados al PETC. Y hay otra cosa peor… ejemplo: El docente que no acepta trabajar el PETC, lo presionan para que lo trabaje… y si no lo hace, tiene que pedir su cambio a otra escuela. Los insubordinados maestros sufren el descrédito y la presión por parte de las autoridades educativas y también, de los esbirros y prepotentes coordinadores sindicales, los cuales se sienten envalentonados; saben que Toño Echevarría (hijo) entregó toda la Educación de Nayarit al cacicazgo.
Ante esta disyuntiva, no queda más que hincarse ante el cacicazgo o protestar sacando la casta.
Pero a veces ni las protestas valen. Los maestros incorporados al PETC deben ampararse; demandar al gobierno para que les regresen lo robado por el cobro indebido de impuestos y también, para que la miseria de salario que reciben ya no sea gravado.